Gracias por llegar a mi casa digital

Si eres una persona que se cuestiona las
creencias establecidas y que busca el por qué de
las cosas, estás en el sitio adecuado.

Por cierto, soy Albert.

Sigue leyendo y te cuento cómo he llegado hasta aquí...

¿Quieres involucrarte en la crianza de tus hijos con información actualizada según los últimos avances científicos?

Claro, quién no. A mí me ocurrió lo mismo cuando fui padre.

Si sientes que…

Es lo más normal del mundo. Es necesario separar la paja para conocer lo que realmente funciona

Mi propósito es hacerte este camino más simple poniendo con palabras sencillas los estudios científicos para que tengas la tranquilidad de estar haciendo lo mejor para tus hijos.

¿Te gustaría unirte a otras madres y padres rebeldes que han querido tomar las riendas en la crianza de sus hijos para exprimir esta experiencia al máximo?

Esta es NUESTRA HISTORIA

Hola, soy Albert. Un Padre Rebelde. Y el bebé de la foto es mi hijo Dani, más rebelde que yo 🙂

Cuando mi chica se quedó embarazada, nos pusimos manos a la obra en busca de información:

¿Podemos empezar a hacer algo por nuestro hijo durante el embarazo? ¿Es la lactancia materna mucho más beneficiosa que la artificial? ¿Qué suplementos son necesarios? ¿Es recomendable el uso de chupete?¿Tenemos que coger al niño en brazos siempre que llora? ¿Debo complacerle cada vez que me lo pida? ¿Qué cosas son necesarias para el bebé y cuáles no? ¿De qué forma podemos estimularle para potenciar sus habilidades?…

Queríamos hacerlo lo mejor posible desde el principio y que nuestro hijo creciera sano y feliz. Muy rápido entendimos que no existe un manual concreto para aprender a criar niños. Existen cientos. Y cada uno con sus propias teorías.

Perdidos, decidimos hablar con médicos y pediatras pensando que ellos tendrían las respuestas a nuestras preguntas. Y el resultado fue decepcionante: recibimos información contradictoria una y otra vez. 

¿Cómo es posible que no haya consenso en un tema tan importante?

Indagué por mi cuenta y decidí recurrir a la fuente de información primaria: la ciencia. Los estudios científicos tienen sus limitaciones pero son un buen punto de partida. Mi sorpresa fue encontrar que muchos contradecían los consejos de los libros que habíamos leído e incluso las recomendaciones de pediatras a los que habíamos recurrido. Al parecer, la ciencia lleva años de ventaja a las recomendaciones oficiales.

Dada la situación, me negué a dejar en manos de otros lo que era más importante para mí. Para ello, tuve que rebelarme contra viejas creencias y recorrer mi propio camino.

¿Cómo va la relación con Dani a día de hoy?

Ahora nuestro hijo Dani tiene ya casi 4 años. El primer año de crianza fue duro. Muy duro. Dani es un niño con mucho temperamento y nos costó aprender a gestionarlo. Aunque vivimos momentos increíbles, te confieso que tuvimos otros en los que pensamos:

¿Qué hemos hecho? ¿Por qué nos hemos metido en esto? Con lo tranquilos que vivíamos antes…

Cuando piensas estas cosas luego te sientes fatal y es fácil caer en una espiral de culpabilidad:

¿Qué tipo de padre soy? ¿Cómo puedo estar pensando esto?

 Por suerte, tras el primer año, la cosa mejoró muchísimo y empezamos a disfrutar de verdad de este camino.

A pesar de que parte de nuestro entorno criticara nuestra forma de criar (cogiendo a Dani en brazos cuando lloraba, sin darle chupete, durmiendo en la cama con nosotros etc.) seguimos fieles a lo que considerábamos mejor, tratando de confrontar nuestros instintos con los estudios más recientes.

Muchos nos decían que lo estábamos malcriando, que lo dejáramos ya en su cuarto, que no lo cogiéramos tanto en brazos y que le pusiéramos el chupete de una vez (entre otras muchas cosas). Pero nos mantuvimos firmes y hoy estamos más que satisfechos 🙂

Tal vez me hayas visto en:

A día de hoy seguimos cometiendo mucho errores. La diferencia es que tenemos más recursos para gestionar las situaciones del día a día y quiero que tú las aproveches. Por eso quiero compartir contigo todo lo que hemos aprendido y lo que seguimos aprendiendo.

Ese es el propósito de Padres Rebeldes.

¿Qué hago además de ser padre?

Tras finalizar el Doctorado en Ingeniería, trabajé para el CSIC durante varios años como investigador en el campo de la Física Médica.

En concreto, he trabajado en el diseño de equipos de tomografía por emisión de positrones para ayudar a combatir enfermedades relacionadas con el cáncer.

Durante mis años como investigador, he sido ponente en diversos congresos internacionales y he publicado artículos en revistas científicas (ver mi perfil de investigador).

En mi camino como padre, además de leer libros sobre crianza y consultar estudios, me sigo formando en diferentes áreas, por ejemplo: 

Actualmente, me he reconvertido en emprendedor digital y tengo algunos proyectos que me permiten trabajar desde casa y así poder estar más tiempo con Dani y mi chica.

No trabajo menos que antes, pero puedo distribuir mis horas como considere. Si un día quiero tomarme la tarde libre para estar con Dani, no tengo que rendir cuentas a nadie (aunque luego me toca trabajar por la noche…) 

Albert, me ha encantado todo lo que he leído

¿Por dónde me recomiendas continuar?

Si te gusta profundizar e ir por la vía rápida, tengo algo más que podría interesarte: