[GUÍA] Por qué y cómo elegir tu silla a contramarcha

Comprar una silla para el coche es algo a lo que todos los padres tenemos que enfrentarnos tarde o temprano. Es una elección costosa, pero vital. La silla es la encargada de velar por la seguridad en carretera de lo que más queremos.

Nosotros buscamos mucha información y visitamos las tiendas más importantes de venta de sillas de nuestra ciudad. Escuchamos opiniones de unos y de otros y probamos diversos modelos de silla en nuestro coche hasta decidirnos.

En esta guía no veremos modelos de sillas concretos, pero sí aprenderás los criterios más importantes que te servirán para elegir la tuya.

¡Empecemos!

 

 Por qué una silla a contramarcha

La anatomía de un bebe/niño es muy diferente a la de un adulto. Mira por ejemplo esta imagen:

a contramarcha - proporciones_cabeza

El peso de nuestra cabeza supone alrededor de un 6-8% de nuestro peso total, mientras que la de un recién nacido ronda el 25%. Además, su cuello es muy débil, no está preparado para grandes sobresaltos.

Cuando un niño viaja a favor de la marcha y se produce un choque frontal (el más frecuente y lesivo), su cabeza tiende a desplazarse por inercia hacia adelante, a la velocidad que circulaba el coche antes de impactar. A efectos prácticos, es como si el peso de su cabeza se multiplicara, generando una fuerza que su débil cuello es incapaz de soportar. Lo que para un adulto supondría un latigazo cervical, en el caso del niño puede ser mortal.

En cambio, ante el mismo choque frontal, una silla a contramarcha hace que la cabeza, el cuello y el torso permanezcan apoyados contra el respaldo. La flexión brusca del cuello se reduce al mínimo.

a contramarcha - impactos

En este estudio probaron la aceleración y la flexión del cuello en un maniquí ante un impacto frontal para diferentes sillas, a favor y en contra de la marcha. El estudio concluye que las sillas a contramarcha tienen menor tasa de lesiones para impactos frontales. Los investigadores, además, destacan la exagerada flexión de cuello para las sillas a favor de la marcha (7 veces mayor):

a contramarcha_flexion_cuello

Viajar a contramarcha no es ninguna moda, es una cuestión de seguridad. Por suerte, pocos dudan ya de que la contramarcha es la forma más segura de circular. La pregunta es… ¿hasta cuando? La respuesta es unánime: el mayor tiempo posible. Esto es lo que recomiendan la mayoría de expertos y la propia DGT (detalle). 

Vale, ya te has convencido de comprar una silla a contramarcha, pero ahora te enfrentas al siguiente obstáculo: de entre las miles de sillas disponibles, ¿cuál elegir?

 

 Los 2 criterios clave para elegir una silla a contramarcha

Los niños deben viajar en una silla de coche hasta que superen los 1,35 m de estatura, unos 9-10 años, aunque se recomienda que lo hagan hasta los 1,5 m (detalle).  Por eso, es posible que con una única silla no cubras todos los años y necesites buscar una combinación de varias de ellas.

El mercado está plagado de diferentes modelos. Algunas de diseños innovadores, otras de apariencia poco agradable a la vista, otras con tecnologías novedosas… Es imposible recomendarte una silla en concreto, pero sí puedo decirte los criterios más importantes para elegirla. En mi opinión, son estos dos:

1. Elegir, dentro de tus posibilidades, la silla que haya pasado los test de seguridad más exigentes.

2. Elegir una silla (o la combinación de sillas) que te permitan llevar a tus hijos el mayor tiempo posible a contramarcha.

Vamos a ver cada uno de estos puntos con más detalle.

 

 Buscando la silla más segura: el Plus Test

A contramarcha plus test

Corría el año 1.980 cuando la primera normativa europea sobre sillas de coche para bebé vio la luz. Este hecho no fue bien recibido por los suecos (pioneros en seguridad infantil) que, hasta entonces, tenían su propio test de homologación, el T-Standard Test, mucho más exigente.

Sin estar convencidos, se vieron obligados a sumarse a la normativa europea, pero no perderían la batalla tan fácilmente. Decidieron mantener su test de homologación, aunque ya no podía ser obligatorio. Entonces pasaron a llamarle Plus Test.

A día de hoy, el Plus Test es uno de los distintivos más reconocidos a nivel internacional en materia de seguridad vial infantil. ¿Qué lo hace tan especial?

  • Es el único test que mide los daños en la zona cervical, la más delicada ante un choque frontal (el más frecuente y lesivo). Los test europeos no miden la carga cervical de una silla a favor de la marcha en caso de colisión.
  • El test de impacto es mucho más exigente que el europeo. Aunque la velocidad es la misma (50km/h), la distancia de frenado es más restrictiva (550 mm frente a los 900 mm europeos).

Hasta la fecha, ninguna silla a favor de la marcha ha superado el test. Las únicas que han podido hacerlo han sido las sillas que sólo admiten una posición: a contramarcha.

Conclusión: intenta que la silla que compres tenga el sello Plus Test. Tener este sello es una garantía de que la silla ha pasado las pruebas más exigentes, aunque una silla que no lo tenga no tiene por qué ser menos segura.

 

 Cómo averiguar la vida útil de una silla a contramarcha

La vida de una silla acaba por uno de estos dos motivos: el niño sobrepasa el peso máximo especificado por la silla o su cabeza sobresale del respaldo. Por eso, los fabricantes de sillas suelen dar un valor de peso y una estatura límite, la cual está relacionada con el tamaño del respaldo.

¿Cómo sabemos cuánto pesará o medirá nuestro hijo en el futuro? A partir de sus percentiles de peso y altura, podemos estimar cuántos años tardará en alcanzar los valores que nos marca la silla en cuestión.

Las curvas de los percentiles no son modelos exactos, son aproximaciones matemáticas. Esto quiere decir que el niño puede evolucionar de peso o de altura de forma diferente. Pero estarás de acuerdo en que es mejor basarse en algo aproximado que no basarse en nada.

Vamos a verlo con un caso práctico. Supongamos estos datos de partida:

a contramarcha_caso practico

Para averiguar la vida útil de la silla que estamos evaluando, tenemos que hacer estos 3 pasos:

 

1. Tiempo de vida de la silla según el percentil de peso de nuestro niño

a contramarcha - percentil peso

  • Paso 1: vemos el punto de corte entre la edad del niño y su peso para averiguar la curva del percentil (si no aparece la curva exacta en la gráfica, trazamos una curva aproximada). Observamos que está en un percentil de peso del 50 (curva verde).
  • Paso 2: buscamos el punto de corte entre la curva verde y el peso máximo soportado por nuestra posible silla, 18 Kg. El punto está en 4 años y 10 meses.

Si nuestro hijo sigue evolucionando y se mantiene en el percentil 50, la silla nos valdría 4 años y 10 meses. Pero, ¿y si se quedara antes corta en altura? Vamos a comprobarlo.

 

2. Tiempo de vida de la silla según el percentil de altura de nuestro niño

Hacemos el mismo procedimiento que en el caso anterior:

a contramarcha - percentil altura

  • Paso 1: hallamos la intersección entre su edad y la altura actual (si no aparece la curva exacta en la gráfica, trazamos una curva que se aproxime). Vemos que está en un percentil de altura del 85 (curva naranja).
  • Paso 2: buscamos el punto de corte entre la curva naranja y la altura máxima especificada por nuestra silla, 110 cm. El punto está en 4 años y 4 meses, menos tiempo que en el caso anterior.

 

3. Nos quedamos con el valor más restrictivo

En este caso, hemos obtenido que la silla se nos queda corta en altura a los 4 años y 4 meses y se nos queda corta en peso a los 4 años y 10 meses.

La mayor restricción viene impuesta por la altura: la silla nos valdría hasta que el niño tuviera 4 años y 4 meses. De nuevo, este es un valor aproximado, una estimación que nos permite hacernos una idea de la vida de la silla, pero el valor puede cambiar en función de cómo evolucione nuestro niño. 

Nota: si quieres todas las curvas de percentiles para niños y niñas, puedes encontrarlas en este enlace de la OMS.

 

 Extra: dudas frecuentes sobre sistemas de sujeción

 

¿Isofix o cinturón?

a contramarcha_isofix_y_cinturon

El isofix es un sistema de dos anclajes (o anillas) que tienen la mayoría de coches actuales en los asientos traseros y que surgió como alternativa al cinturón. Las sillas compatibles tienen unas barras rígidas que se enganchan a estos anclajes con un simple empujón.

Se dice que el isofix no tiene nada que ver con la seguridad, que sólo es una herramienta para facilitar la instalación. Pero no es del todo cierto. Es cierto que el isofix hace más fácil la instalación y que permite montar/desmontar con más facilidad la silla, pero también evita posibles «malas instalaciones» que pondrían en riesgo la seguridad. La silla más segura del mercado puede convertirse en insegura si está mal instalada. 

Por otra parte, cuando se evalúa la seguridad de las sillas de forma absoluta, se debe hacer para el mismo caso, es decir, asumiendo que las 2 sillas están instaladas correctamente. En ese supuesto, el isofix es igual de seguro que el cinturón de seguridad.

¿Mi consejo? Si vas a estar cambiando la silla de un coche a otro, tal vez te interesa que el proceso sea cómodo, y aquí ayuda el isofix. Si te gusta un modelo de silla que va con cinturón, piensa que es igual de segura (si está instalada correctamente). 

 

¿Pata de apoyo o top tether?

a contra marcha - top tether y pata

En caso de deceleración brusca, la silla puede girar con respecto a la base y volcar. Para evitarlo es necesario un tercer punto de apoyo.

Por lo general, las sillas a contramarcha tienen una pata de apoyo regulable para tal función y las sillas a favor de la marcha cuentan con un top tether, una correa en la parte superior de la silla que se tensa y se engancha en un anclaje del coche (suele estar en el maletero).

Las sillas a contramarcha no suelen tener top tether por la incomodidad de pasar las correas por delante del bebé para llegar al punto de anclaje. Por eso, la silla a contramarcha que compres muy probablemente tendrá pata de apoyo. Ten en cuenta que no todas las patas de apoyo valen para todos los coches. Los fabricantes suelen añadir un listado de vehículos compatibles (en la tienda donde la compres te informarán).

 

¿Arco antivuelco o lower tether?

a contra marcha - lower tether y arco

Ambas propuestas tienen el mismo objetivo: evitar el llamado efecto catapulta como consecuencia de un choque frontal.

Cuando hay un impacto frontal, la silla a contramarcha tiende a ir hacia atrás por inercia (donde está la pata de apoyo), pero luego experimenta un efecto rebote y es impulsada hacia adelante. Si no tuviese los lower tether o un arco antivuelco, la silla podría empotrarse contra el respaldo de la banqueta.

¿Cuál es más seguro? Ocurre algo parecido al isofix/cinturón. Si están instalados correctamente, ambos son igual de seguros. Pero es cierto que los lower tether tienen más riesgo de instalación incorrecta (a veces no se tensan suficiente o pueden destensarse con el tiempo). Si usas una silla con lower tether, asegúrate periódicamente que siguen tensas.

 

 Para terminar

Cada vez son más los organismos que recomiendan viajar a contramarcha. De hecho, la reciente normativa iSize obliga a los fabricantes a que sus sillas sean a contramarcha hasta los 15 meses de edad, lo cual es un avance respecto a la anterior normativa (hasta ahora era obligatorio hasta los 9 Kg, unos 9 meses).

Sin embargo, esta restricción está lejos de ser suficiente. Deberíamos aspirar a llevar a nuestros hijos a contramarcha el mayor tiempo posible

Si hablamos de la elección, comprar una silla por sus sellos de seguridad y por sus prestaciones no es suficiente: tienes que asegurarte de que la silla que elijas sea compatible con tu coche y con tu hijo y la mejor manera es probándola. La mayoría de tiendas especializadas ofrecen este servicio.

Fabricantes hay muchos, pero si quieres ejemplos concretos, los países nórdicos son una buena elección: Klippan (Finlandia), Axkid (Suecia) o Besafe (Noruega), entre otros. 

Y no cometas el error de pensar que todas la sillas que se comercializan son válidas. Como ya vimos en la entrevista con Cristina Hurtado, que una silla se comercialice no implica que sea segura. La homologación garantiza unos mínimos para que un producto se pueda vender, no es un estándar de seguridad.

Finalmente, una reflexión: la gente suele prestar más atención a la elección del carrito de paseo que a la silla para el coche. Tal vez sea porque el carrito es un elemento estético que «luce mucho» y es susceptible de comparaciones (en parques, eventos…) mientras que la silla es un elemento tosco, relegado a la parte trasera del coche y apartado de miradas juiciosas. No cometas ese error y dale a la silla la importancia que merece: la silla puede salvar su vida. El carrito, no.

Rebélate ahora

y recibe GRATIS el ebook: 


Artículos

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Únete GRATIS a más de 3.000 rebeldes y consigue ahora:

>> Ebook "7 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies