5 referentes en diferentes ámbitos de la crianza te dan su opinión

Como madres y padres, tenemos un objetivo claro en común: tomar las decisiones que favorezcan el bienestar de nuestros hijos. Sin embargo, a diario se nos presentan nuevos desafíos a los que no sabemos cómo enfrentarnos.

La cantidad de información que nos rodea es abrumadora y nuestro tiempo, escaso. No podemos profundizar en cada cuestión como nos gustaría y eso nos produce inseguridad.

Pero… ¿y si tuviéramos a nuestro alcance madres y padres que ya han investigado el tema que nos preocupa para poder preguntarles directamente?

En el artículo de hoy hablamos con 5 madres reconocidas en el ámbito de la crianza. Todas ellas son madres rebeldes que han tenido que formarse e investigar por su cuenta para encontrar las respuestas a sus preguntas.

Trataremos diversos temas de la mano de estas referentes: seguridad al volante, sueño infantil, porteo-apego seguro, lactancia materna y nutrición. Te aseguro que muchas de las cosas que vas a leer te sorprenderán.

¡Aprovecha su conocimiento y experiencia!

Cristina (lab. de mama)Cristina Hurtado

Blog: Laboratoriodemama

Como madre inquieta e inconformista, experimentó muchas dudas acerca de qué productos debía comprar a su hija. El día que tuvo que elegir la silla para el coche, decidió emprender el proyecto de Laboratoriodemama con el fin de ayudar a otros padres y madres a elegir productos fiables para sus hijos. El propósito de su Blog es dar un enfoque más práctico, técnico y crítico a los productos y a las marcas para bebés y niños. Es destacable su labor de investigación identificando las sillas infantiles más seguras para viajar en el coche. 

 ¿Cuál crees que es el principal problema al que se enfrentan los padres cuando quieren comprar una silla para el coche y qué consejos les darías para ayudarles?

El principal problema es la falta de información.

Por un lado, hay tests que desinforman: cuando una familia busca la silla más segura para su hijo, probablemente se dirija a Google y escriba ‘Silla de coche más segura bebé’ ¿Cuál es la primera recomendación del buscador? Las comparativas del Club Automovilístico RACE (no olvidemos que es una empresa privada).

Por desgracia, estos tests son deficientes. ¿El motivo? Porque no son fiables, no son coherentes y porque no recomiendan la silla más segura en términos absolutos. Para no extenderme, os dejo un enlace en el que queda bastante claro (detalle). Y si paseáis un poquito más veréis algún post comentado por su Portavoz, que no tiene desperdicio.

Por otro lado, están las tiendas de puericultura no especializadas. No tienen la información actualizada, no la buscan y venden sillas para el coche de la misma forma que venden carritos: con la información de la marca y sin investigar más allá.

Una silla para el coche no es un artículo de puericultura más, es un dispositivo que debe proteger al pasajero más vulnerable, tu hijo. Esto hace que lo menos importante sea si es más bonita o si va a juego con el chasis del cochecito. Lo importante es que ese sistema de seguridad se comporte como debe para salvar la vida de un bebé/niño.

Algo que me ha resultado siempre curioso es que todos los elementos de seguridad de un coche están diseñados por ingenieros de la misma marca del coche, pero el asiento que debe proteger al más vulnerable de todos los viajeros, no. Ese elemento puedes comprarlo en el Carrefour por 59€… Esto despista y hace que muchos padres se relajen en este sentido, pensando que tienen una silla segura.

¿Qué hay de la normativa? La normativa que regula cómo deben viajar los niños en el coche es muy laxa. Siendo así, hay un amplio abanico de sistemas de retención inseguros (entre ellos los capazos homologados: aquí os dejo link). Esto, de nuevo, genera mucha confusión.

Seguro que habréis oído alguna vez: ‘pero como no va a ser seguro, entonces no estaría en las tiendas’. Os recomiendo que leáis el post del capazo y también que os paséis por el Blog de “Retensión” Infantil.

En resumen, la normativa no es especialmente precisa en las recomendaciones de seguridad. A mí, personalmente, me gustaría que la DGT se mojara un poco más en este sentido.

Estos son algunos de los puntos más comunes sobre el panorama de la seguridad infantil en carretera. Para afrontarlos, mis consejos son:


  • La silla para el coche no es un regalo que deba hacer la familia. Para adquirir este artículo debes acudir a una tienda especializada y hacer las pruebas necesarias (valorar espacio, ángulo de la banqueta del coche, planificación familiar, etc.). Si quieres que entre dentro de la lista de nacimiento, realiza las pruebas pertinentes previamente.
  • Reconocer un centro especializado: si no puedes hacer las pruebas necesarias en el coche, no es un centro especializado. Si en la tienda no te hablan de viajar a contramarcha hasta (mínimo) los 4 años, no es un centro especializado.

 

María Berrozpe

Blog: Reeducandoamama

Madre de tres hijos, Doctora en biología por la Universidad de Barcelona y Máster en Investigación social de la comunicación científica por la Universidad Internacional de Valencia. El nacimiento de su primer hijo la motivó a investigar todo lo relacionado con la crianza. Fruto de un profundo y minucioso estudio sobre la naturaleza del sueño infantil, nació su libro ¡Dulces Sueños!, un trabajo que cuenta con más de 400 referencias a estudios científicos. Actualmente, forma parte del grupo de investigación de lactancia materna de la Universidad nacional de educación a distancia (UNED). 

 ¿Cuál crees que es el principal problema al que se enfrentan los padres en relación al sueño de sus hijos y qué consejos les darías para ayudarles a superarlo?

El principal problema son unas expectativas absolutamente irreales. Desde los profesionales de la salud y los medios de comunicación (publicidad, programas para padres de radio o televisión, revistas o libros, etc.) se nos ha estado transmitiendo la idea de que los bebés deben dormir toda la noche ellos solos cuanto antes y que, si esto no ocurre, estamos haciendo algo muy mal que va a repercutir negativamente en la salud de nuestros hijos.

Y lo cierto es que este mensaje no es solo mentira. También es devastador. La realidad es muy distinta: el bebé humano está diseñado para estar cerca (en contacto, de hecho) del cuerpo de su madre las 24 horas del día. Eso es lo que va a reclamar a través de su llanto como manifestación de un instinto básico de supervivencia.

Durante toda su infancia y niñez, el ser humano depende de sus padres para su supervivencia y bienestar. Por eso nuestros niños lo que más quieren en el mundo es estar con nosotros, incluso cuando ya no son bebés. Y este sentimiento se manifiesta tanto de día como de noche. Además, teniendo en cuenta que el sueño es un estado de vulnerabilidad extrema, todavía hay más razón para que nuestros niños necesiten nuestra cercanía durante su sueño.

Ningún ser humano, bebé, niño, adulto o anciano, es capaz de dormir saludablemente si no se siente seguro. Por lo tanto, que nuestros niños no duerman bien cuando sienten que no estamos suficientemente cerca, es natural, no una enfermedad. Lo que el niño va aprendiendo con la experiencia y a medida que su cerebro se desarrolla, es que hoy en día vivimos en unas condiciones que permiten que esté seguro en su habitación aunque sus padres no estén presentes.

Pero, sólo cuando tenga la madurez suficiente para reconocer esto, dormirá saludablemente en solitario. Y todos llegan a este punto. No hace falta forzar nada y mucho menos con lágrimas de por medio.

Culpar a los padres por un comportamiento natural, saludable y hasta deseable, de su hijo es una de las mezquindades más grandes que la medicina pediátrica ha cometido y, desgraciadamente, algunos profesionales siguen emperrados en cometer. Y obligar a los padres, mediante argumentos pseudocientíficos y obsoletos, a forzar a los niños a dormir solos mediante el llanto, sea o no controlado, debería ser considerado un delito de apología del maltrato.

A este problema principal le seguirían las exigencias de nuestra vida moderna: una madre que tiene que levantarse a las 7 de la mañana para trabajar al día siguiente difícilmente puede permitirse los continuos y naturales desvelos de su bebé de 4,6 u 10 meses para alimentarse por la noche.

También suele ser un problema la disposición de nuestras casas, producto de los determinantes culturales: si en lugar de preparar “la habitación del bebé” como manda la tradición, acondicionáramos la matrimonial para realizar un colecho seguro durante años con nuestros hijos (tal vez reservando la habitación pequeña que hubiera sido para el bebé como un lugar de intimidad para la pareja, pero teniendo muy claro que lo que se dice “dormir” lo vamos a hacer en una cama “familiar” y ya no matrimonial), todo sería muchísimo más fácil, relajado y feliz para muchísimas familias.

Lo que hoy en día se llaman problemas conductuales del sueño infantil no son sino un desajuste entre cultura y biología y nada tienen que ver con las verdaderas patologías, más allá de que el conflicto pueda generar una verdadera patología cuando es mal tratado.

Por lo tanto mi consejo es que no se enfrenten a la biología gratuitamente y sólo por pura tradición. Ella siempre será más fuerte. Vale la pena replantearse las reglas culturales que estábamos dispuestos a seguir y adaptarnos a las necesidades reales de nuestros hijos sin miedo a las amenazas infundadas que recibimos constantemente de profesionales poco proclives a superar el sesgo cultural que impregna la vieja medicina del sueño.


 

Alba Padró

Web: LactApp

Madre de dos hijos, es una de las referentes en lactancia materna de nuestro país. Es asesora de lactancia e IBCLC, profesora de asesoras y personal sanitario en lactancia. Lleva más de 18 años atendiendo y acompañando mujeres en grupos de apoyo y respondiendo infinidad de consultas sobre lactancia materna. Es presidenta de la Asociación Alba Lactancia Materna, que apoya e informa a las madres para favorecer la lactancia materna. Para llegar a más madres, ha querido extender toda su experiencia a través de la aplicación “LactApp” y de su libro “Somos la leche”, en el que aborda las cuestiones más comunes sobre la lactancia materna desde su experiencia como madre y profesional reconocida.

 ¿Cuál crees que es el principal problema al que se enfrentan las madres que quieren dar el pecho y qué consejos les darías para ayudarlas?

Los mayores problemas, sin duda, son dos:

  • La falta de conocimientos previos. La lactancia es instintiva para los bebés, pero las madres tenemos que aprender a amamantar. Para la mayoría de padres y madres, el primer bebé que tenemos en brazos es el nuestro y no sabemos cuáles son sus necesidades, que por cierto suelen estar muy lejos de lo que nos han vendido.
  • La falta de apoyo del entorno. En algo menos de 100 años, hemos perdido la cultura de la lactancia y de la crianza y cualquier cosa que tenga que ver con ellas nos resulta inalcanzable.

Por ello, si no tenemos información ni apoyo, la lactancia (en la mayoría de casos) no funciona o termina de manera prematura. De esta manera se explica el gran fracaso social que representa que un 90% de madres embarazas expresen su deseo de amamantar, y a los 6 meses sólo un 36% de madres continúen dando el pecho (detalle).

Cuando has superado los primeros meses, tienes muchos más recursos y experiencias, pero las cifras de lactancia bajan por varios motivos: la presión social y de la industria, la reincorporación al mercado laboral… Y es que muchas veces la lactancia termina por una incorporación errónea de la alimentación complementaria.

Para las madres que se encuentran perdidas o tienen dificultades, disponen de numerosas herramientas y plataformas de apoyo. Entre ellas: la aplicación gratuita para el móvil LactApp o los grupos de apoyo de Albalactanciamaterna, con teléfono gratuito de asistencia 24 horas.


 

Elena Lopez (monitosyrisas)Elena López

Blog: DeMonitosyRisas

Se formó como Asesora de porteo mediante cursos, talleres e investigando por su cuenta. Fruto de su experiencia como madre y de todos sus aprendizajes, lanzó el Blog DeMonitosyRisas en el que habla de diferentes temas relacionados con la Crianza, haciendo hincapié en Porteo y Contacto. También es Educadora de Masaje infantil de IAIM y participa en el programa Formación de Asesoras Continuum, una formación que nace con la intención de difundir los beneficios del porteo a gran escala, mediante un grupo de mujeres formadas desde la evidencia científica. 

 ¿Cuáles son los principales obstáculos que se encuentran los padres y madres a la hora de generar una relación de apego con sus hijos y cómo puede ayudarles el porteo?

Actualmente, y debido a la sociedad en la que vivimos, nos encontramos con que el primer bebé que hemos visto cuando llegamos a la ma-paternidad es el nuestro. No tenemos referencias reales de lo que es un bebé, de lo que es “normal” o no, de cuáles son sus necesidades…

Nos dejamos llevar por lo que “se dice que hay que hacer” (dejarle llorar porque nos está manipulando, por ejemplo) sin que esté basado ni en la experiencia real ni en la evidencia científica. Son mitos que aparecieron en algún momento y que, por desgracia, seguimos creyendo a pies juntillas.

Si a eso le unimos que tenemos un mundo orientado a la productividad laboral en el que, desde las bajas por ma-paternidad hasta los programas educativos están orientados a que seamos individuos eficientes (laboralmente hablando), nos encontramos con que estamos tan alejados de nuestra realidad como especie que es muy difícil que todo fluya. Generar una relación de apego seguro con nuestros hijos es una montaña complicada de escalar.

E insisto en “apego seguro”, porque la realidad del bebé humano es que siempre se va a apegar a su cuidador porque no le queda otra: su supervivencia depende de ello y para eso está diseñada nuestra fisiología. Lo que tenemos que cuidar es que ese apego siga un modelo de “apego seguro”.

Este apego, para que sea seguro, se construye desde la presencia física, emocional e intelectual y desde la atención eficaz a las necesidades reales del bebé. Estas son (en la primera infancia): alimentación, cuidados y CONTACTO físico.

El contacto es una necesidad primaria no mediada por otras, es decir, que le cojan en brazos es igual de importante para el bebé que la alimentación.

Por ello, el porteo es una herramienta muy útil para establecer ese apego seguro (estudio), o para favorecer dicho proceso al menos, ya que nos permite darle al bebé todo el contacto que necesita sin renunciar a nuestras manos libres y, por tanto, sin renunciar (totalmente) a nuestra vida anterior. El porteo nos facilita la crianza, el conocer a nuestro bebé y el reconocer y satisfacer sus necesidades.


azahara_nutrinenes2Azahara Rupérez

Blog: Nutrinenes

Es Bioquímica de formación y Doctora en Nutrición y Tecnología de los Alimentos por la Universidad de Granada. Su Tesis Doctoral se centró en el estudio de variaciones genéticas asociadas a la obesidad infantil. Como madre de dos niños, experimentó muchas dudas a lo largo de su embarazo y en el momento que tuvo que alimentar a su hijo. Por este motivo y por su vocación investigadora, se embarcó en Nutrinenes, un proyecto que divulga los últimos avances científicos en nutrición infantil en un lenguaje para todos los públicos. 

 ¿Cuál crees que es el principal problema al que se enfrentan los padres y madres en relación a la alimentación de sus hijos y qué consejos les darías para ayudarles?

El principal problema de los padres hoy en día es la presencia abrumadora de productos obesogénicos, de mucho sabor y escasa calidad nutricional (y muy atrayentes para los niños). Todo esto, unido a la presión (tanto propia como ajena) por que coman.

La mayoría de padres y familiares de niños pequeños esperan que sus hijos coman la cantidad (errónea en muchas ocasiones) que ellos piensan que deben de comer y, si no lo hacen, están dispuestos a darles otros alimentos (o productos) que les atraigan más. Así no sienten culpa por no haberlos alimentado adecuadamente (al menos en cuanto a cantidad se refiere).

Lo irónico de todo esto es que esa forma de forzar la alimentación es precisamente alimentar erróneamente. Se deben ofrecer alimentos saludables desde el principio de la vida y antes de nacer, en el embarazo. Esto ayudará a que la familia entera coma adecuadamente y dé ejemplo al niño, lo cual es la forma más eficaz de influir sobre la conducta alimentaria de los pequeños.

En cuanto a consejos:

  • Si a los padres ya les preocupa este tema, no hay mucho más que decir salvo reiterar que hay que ofrecer comida saludable y dejar para ocasiones contadas el resto de productos azucarados, salados, procesados etc.
  • A los padres que no les preocupa especialmente este tema, les diría que pensaran que la comida es un factor muy influyente sobre la salud, mucho más que otros aspectos que a veces nos preocupan más. Siempre es buen momento para hacer cambios a mejor.

Si la gente de alrededor os presiona para que los niños coman productos “poco saludables”, podéis usar el sentido del humor aclarando que vuestra motivación es la salud y el disfrutar de los alimentos reales. En todo caso, les podríamos preguntar a los que sí usan esos productos ‘poco saludables’ por qué lo hacen. Igual, al ponerse a pensar, les ayudamos a ver las cosas de otra forma.


¡Esto es todo! Cuesta creer que, en ocasiones, las recomendaciones que recibimos van en contra del bienestar de nuestros hijos. Por eso, como madres y padres, tenemos que seguir investigando y cuestionando la información que nos llega. No debemos dejar de ser Rebeldes.

Muchas gracias a todas por participar.

Si lo que has leído te ha parecido interesante, te invito a que lo compartas para que llegue a más gente.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Rebélate ahora

y recibe GRATIS el ebook: 


Artículos

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Únete GRATIS a más de 3.000 rebeldes y consigue ahora:

>> Ebook "7 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

4 Comentarios

  1. Edurne

    Gracias por este artículo. He aprendido algo de todas las intervenciones. El tema de ACM ya lo conocía, por ejemplo. Lo que más me ha sorprendido es lo de que la lactancia no es instintiva para las madres. Además de la ausencia de modelos culturales, creo que juega en nuestra contra la inmensa cantidad de imágenes de madres dando el biberón. Esto hace que dar el biberón se normalice en detrimento del pecho

    Responder
    • Albert

      Gracias por comentar, Edurne. Sí, a mí también me sorprendió mucho en su día que saber amamantar fuera algo aprendido y no instintivo. Y de acuerdo con lo que dices respecto al biberón…

      Responder
  2. Elisa

    Muy interesante! Me he quedado bastante preocupada… nosotros tenemos una silla a favor de la marcha porque pensábamos que era segura. Con lo que he leído, tengo claro que voy a devolverla. Pero me indigna que no haya información rigurosa al respecto en algo tan importante. Cuál me recomendáis?
    Muchas gracias

    Responder
    • Albert

      ¡Hola Elisa! Haces bien en devolverla. No sé que edad tendrá tu niñ@ pero debería viajar a contramarcha al menos hasta los 4 años. En cuanto a la silla, estas son algunas marcas fiables: Axkid, Klippan, Britax, BeSafe o Römer. Como dice Cristina, te recomiendo que vayas a una tienda especializada para que prueben cuál le va a mejor a tu hij@ 😉

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies