La guardería: ¿es tan buena como la pintan? Mitos, verdades y alternativas

– Me da mucha pena separarme de mi bebé, tan chiquitín…

– Tranquila, ¡en la guardería están muy bien! Aprenden mucho, se relacionan y se inmunizan de los virus.

Dejar a nuestros hijos al cuidado de terceras personas es muy duro. Algunos padres creen que llevarlo a una guardería es la mejor opción para que se relacione con otros niños, aprenda y desarrolle un sistema inmune a prueba de virus. Pero la realidad es un poco diferente…

En el artículo de hoy desvelaremos los principales mitos en torno a las guarderías y veremos algunas alternativas que solemos pasar por alto. 

Por si te sirve de referencia, al final del artículo te cuento qué hicimos nosotros…

¡Empecemos!

 

 El panorama actual

Casi todos estamos de acuerdo en algo: el factor que más ayuda al desarrollo emocional, social e intelectual de un bebé es la relación con sus padres, en especial con su madre.

En España, la madre tiene que reincorporarse a su puesto de trabajo a las 16 semanas tras el parto. Y eso es algo antinatural, un «fallo del sistema».

Si lo comparamos con otros países de Europa, estamos a la cola. Algunos de ellos entienden la importancia de ese vínculo madre-hijo y por eso tienen permisos más razonables (fuente). Países como Suecia, Noruega o Reino Unido han decidido preservar ese vínculo (en mayor medida) y les dan a los niños el protagonismo que merecen. Saben que son el futuro de la sociedad.

permisos maternidad-paternidad_eu

Nota: algunos datos habría que matizarlos: por ejemplo, en Alemania, los padres disponen de una excedencia pagada de 12 meses adicionales (a repartir entre el padre y la madre) en la que cobran alrededor de un 70% de su salario. O los 480 días de Suecia son a repartir entre el padre y la madre. 

Esta es la dolorosa razón por la que, con pocos meses de vida, no tenemos más remedio que separarnos de nuestros hijos y delegar su cuidado. Y aquí es donde entran las guarderías.

La mayoría de personas te dirán que la guardería es el mejor sitio donde dejar a tus hijos: están bien atendidos, se relacionan, se inmunizan y aprenden. Pero… ¿Es realmente la guardería el lugar ideal del que tanto nos hablan? Vamos a comprobarlo.

 

 Algunos mitos o verdades a medias sobre la guardería

 

1. Se inmunizan frente a virus y bacterias

Un amigo me solía decir:

El primer año de guardería es muy curioso: les pagas cada mes y eres tú quien se encarga de cuidar a tus propios hijos…

Es decir, los niños se ponen malos cada dos por tres y al final tienes que quedarte en casa cuidándolos tú (en caso de que tu trabajo te lo permita) o hacer malabares para que alguien te ayude. Es lo que se conoce como el síndrome de la guardería.

Esto ocurre porque su sistema inmune todavía es inmaduro y, por tanto, más vulnerable. Esta revisión sistemática de 84 estudios concluye lo siguiente:

La asistencia a guardería se asoció a un incremento de riesgo de infección respiratoria, otitis media, infecciones respiratorias, bronquiolitis y gastroenteritis.

Queda claro que los niños que van a la guardería tienen más riesgo de infecciones y enfermedades que los que no van. La pregunta es: ¿es una ventaja en el futuro? ¿Será su sistema inmune más robusto?

Algunos estudios (como este o este) apuntan que los niños que han asistido a la guardería sufren después menos enfermedades. A priori algo positivo. Sin embargo, si profundizamos un poco más, nos encontramos con que:

1. Al tener un sistema inmune más inmaduro, tienen más riesgo de complicaciones. Los pediatras coinciden en que un mismo virus en un bebé menor de un año podría dejarlo fuera de juego varios días, mientras que en un nene más mayor, de 2-3 años, tendría síntomas más leves.

2. Al enfermar más a menudo, tienen mayor probabilidad de tomar antibióticos. ¿Y sabes qué efecto tienen los antibióticos? Pueden producir daños en las bacterias de su intestino (la microbiota), uno de los pilares del sistema inmune (estudio). Fíjate qué contradictorio: los llevamos a la guardería para que fortalezcan su sistema inmune pero corremos el riesgo de debilitarlo si tenemos que darles antibióticos. Tiene poco sentido, ¿verdad?

guarderia-inmunidad

De hecho, la AEP recomienda llevar a los niños a la guardería a partir del año para dar tiempo a que su sistema inmune madure (detalle).

 

2. Mejor rendimiento escolar

Escuela infantil - graduado

Algunos aseguran que los niños que han ido a la guardería podrían tener mayor rendimiento académico en el colegio. ¿Un nuevo mito?

Esta revisión sistemática de estudios señala que llevarlos a la guardería tiene efectos positivos a largo plazo en el rendimiento escolar. Pero sólo en poblaciones con pocos recursos. Es decir, los niños en situaciones más desfavorecidas, donde los padres no pueden dedicarles tiempo y tienen pocos recursos, sí podrían beneficiarse de un entorno como el de la guardería.

Pero el propio estudio deja claro que desconocemos el efecto en el rendimiento académico de la guardería para niños en condiciones normales.

 

3. Favorece la socialización

guarderia-socializar_2

¿Y qué hay de las relaciones sociales? En la guardería se favorecen porque interactúan con otros niños, ¿no?

Parece que no tiene mucha utilidad que los niños menores de 2 años interaccionen con otros niños. En una clase de guardería con niños de esta edad verás que, por lo general, cada uno «va a su bola». De hecho, la propia AEP dice lo siguiente en su guía para padres:

En general, los máximos beneficios se obtienen cuando el niño inicia la escolarización a partir de los 18-24 meses, ya que posee un mayor desarrollo del lenguaje y la comunicación.

Dicho de otra forma, a esa edad, al niño le importa poco estar con otros niños. Lo que más le importa es estar en estrecho contacto con su círculo cercano. Sois vosotros los que le proporcionaréis unas bases emocionales sólidas para que luego se relacione y explore el mundo por su cuenta.

 

4. No pasa nada por separarse de los padres

Sabemos que durante el primer año de vida (¡al menos!) lo mejor para la estabilidad emocional de los niños es estar en estrecho contacto con sus padres o con su entorno cercano (ver la importancia del contacto y del apego).

Hay 2 noticias, una buena y otra mala:

  • La buena noticia es que es posible desarrollar una relación de apego con más cuidadores, más allá de los padres y del núcleo cercano. Por ejemplo, si en la guardería la cuidadora tiene pocos niños a su cargo, es cariñosa con ellos y les dedica suficiente tiempo, la ausencia de los padres no es tan dramática (estudio).
  • La mala noticia es que, en España, estamos lejos de esto debido a la cantidad de niños que hay por cuidador. Por ejemplo, el número de niños menores de un año por cuidador es de 8. Pasa a ser de 13 a partir del año y, cuando cumplen 2 años, pueden ser 20 por cuidador.

En otros países, como Dinamarca, el número máximo legal de niños por cuidadora es de 3 (entre 0 y 3 años) y en Grecia o Portugal de 5 (entre 0 y 3 años) (detalle). Como ocurría en materia de permisos de maternidad, estamos a la cola de Europa.

 

 ¿Qué opciones tenemos?

Muy bonito lo de estar en contacto con nuestros hijos, pero… ¿Qué hacemos la mayoría de mortales tras los 4 meses de permiso?  

Vamos a analizar las principales alternativas de las que disponemos.

 

 Guardería

A pesar de que hemos visto que los beneficios de la guardería no son como nos los han pintado, quiero dejar claro algo. En mi opinión, y si la eliges bien, la guardería es una buena opción: tiene personal cualificado y con mucha experiencia, espacios mínimos de aulas y patios, ofrece seguridad etc. Pero no tiene por qué ser la mejor en todos los casos. Si decides llevar a tus hijos a la guardería, lo ideal sería que lo hicieras a partir de los 18 meses. 

Una de las mayores pegas es el elevado número de niños por cuidador, siendo especialmente elevado en España. Eso reduce el tiempo de dedicación por niño y favorece el contagio de enfermedades.

Ventajas
  • Personal cualificado
  • Seguridad
  • Hay guarderías públicas (aunque pocas) y privadas subvencionadas
Desventajas
  • Muchos niños por cuidador
  • Mayor riesgo de enfermedades por contagio

 

 Familiares: abuelos, tíos, hermanos etc.

Es una opción evidente, pero que muchos descartan por parecer «menos buena» que la guardería. Si los abuelos están disponibles, siempre será una de las mejores opciones, al menos hasta los 18-24 meses de edad. Los abuelos aseguran buenas dosis de atención y cariño 🙂 .

La pega es que cuidar a un bebé requiere de mucha energía y dedicación, y es algo que no todos pueden sobrellevar. Por mucho que se desvivan por su nieto, con el tiempo pueden acabar saturados.

Ventajas
  • Seguridad de que están en buenas manos
  • Atención 100% personalizada
  • Cariño incondicional
  • Coste 0
Desventajas
  • Pueden acabar saturados porque cuidar a un bebé es agotador

 

 Casas nido/Madres de día

Una casa nido alberga 3-4 niños que son cuidados por una madre de día. Consiste en una casa particular en la que una mujer (que suele ser también madre) se encarga del cuidado de otros niños. Por lo general, es una profesional de la educación (educadora infantil, pedagoga…) y necesita cumplir ciertos requisitos para poder ejercer la profesión: instalaciones acondicionadas, ratio adecuado, seguro de responsabilidad civil y otros.

En algunas ciudades esta profesión está regularizada (como en Madrid o Navarra). En otras, todavía no, pero hay asociaciones que se encargan de que las casas nido cumplan con unos requisitos mínimos.

Al ser una atención más personalizada y no estar subvencionadas, el coste suele ser elevado. Las guarderías privadas, aunque tienen precios similares, sí cuentan con subvenciones.

Ventajas
  • Atención más personalizada
  • Grupos reducidos (menor exposición a enfermedades)
Desventajas
  • Coste mayor que la guardería (no están subvencionadas)
  • No hay en todos los barrios

 

 Canguro

Un canguro es una opción a tener muy en cuenta. Como veíamos antes, cuando el niño recibe suficiente atención y afecto por parte de su cuidador, se puede establecer una relación de apego seguro entre ellos. La persona se acaba convirtiendo en alguien importante para él, de su círculo de confianza.

Pero claro, una atención tan personalizada se paga y no todo el mundo se lo puede permitir. Sale más rentable cuando tienes varios hijos de edades similares, ya que el precio no suele variar demasiado.

Ventajas
  • Atención 100% personalizada
  • El niño permanece en su casa: flexibilidad de visitas de familiares etc.
Desventajas
  • Coste elevado
  • Seguridad: por lo general, no están respaldados por una organización

 

Resumen de las opciones

Para que compares de forma gráfica las posibilidades que hemos mencionado antes, he elaborado una tabla con algunos factores destacados:

  • Ratio niños/cuidadores. La cantidad de niños por cuidador. Para mí, el parámetro más importante.
  • Proximidad al hogar. La probabilidad de que tengas una de las opciones cerca de casa.
  • Seguridad. La garantía de que tus hijos están con personas capacitadas, en un lugar que cumple con ciertos criterios de seguridad o que la persona responsable pasa ciertos controles.
  • Coste. En algunos casos (como la guardería) los costes pueden cubrirse casi en su totalidad por el Estado (si es pública) o parcialmente (si es privada). De hecho, en España se ha aprobado un pacto para que las escuelas infantiles (de 0 a 3 años) sean gratuitas, aunque todavía no se ha implementado (detalle).
 

Tabla comparativa - cuidadores_2

 

 Conclusión

Muchos padres deciden llevar a sus hijos a la guardería porque están convencidos de que es lo mejor para ellos. Y hemos visto que no siempre es así.

Tenemos que dejar a nuestros hijos en algún lado y la guardería me parece una opción válida, pero los supuestos beneficios que tratan de «vendernos» no son tales: no tiene mucha importancia que socialicen tan pequeños, el rendimiento académico no sabemos si mejora y no es adecuado que estén en contacto con virus tan temprano. Sabiendo esto, otras alternativas cobran importancia.

En nuestro caso combinamos varias de las opciones anteriores. Dani estuvo con la abuela hasta casi los 10 meses. Después, contratamos una canguro por unas horas durante la mañana. Y, cumplidos los 18 meses, lo llevamos a la guardería.

Si decides llevarlo a la guardería, en el siguiente artículo te contaré algunos trucos que usamos nosotros para hacer más fácil la transición y veremos una «fórmula mágica» para encontrar la mejor 😉 .

Rebélate ahora

y recibe GRATIS el ebook: 


Artículos

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo para ayudarme a que llegue a más gente!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

ÚNETE GRATIS a más de 4.000 rebeldes y consigue...

>> Mini-ebook "3 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies