Náuseas en el embarazo: 6 estrategias basadas en ciencia para combatirlas

Las náuseas son compañeras de viaje no deseadas en el embarazo. La gran mayoría de mujeres las sufre y, por desgracia, muy pocas saben cómo enfrentarse a ellas.

El mayor inconveniente de las náuseas, al margen del malestar que producen, es que te impiden comer con normalidad. Y no estar bien nutrida durante el embarazo puede ser un problema…

Algunos te dirán que no tienes más remedio que resignarte, que son inevitables en el embarazo. Pero no es del todo cierto. Existen herramientas fáciles de aplicar para ayudarte a librarte de ellas o, al menos, calmar sus efectos.

Para vencer a tu enemigo tienes que conocerlo en profundidad. Y eso vamos a hacer en el artículo de hoy. Entre otras cosas, veremos:

  • La razón por la que tienes tantas náuseas en el embarazo.
  • Cómo reducir las náuseas en los momentos de mayor intensidad.
  • En caso de no poder evitarlas, las estrategias más efectivas para combatir sus efectos.
  • Si es normal no tener náuseas durante todo el embarazo.

¡Empecemos!

 

 Empezando por el principio: ¿por qué tienes náuseas en el embarazo?

Lo cierto es que no existe un consenso claro de su origen. Algunos de los motivos que reúnen más respaldo científico son:

  • Predisposición genética. Las náuseas y los vómitos son más comunes en los países occidentales que en poblaciones africanas, nativos americanos, esquimales y la mayoría de las poblaciones asiáticas (detalle). Además, parece que los síntomas son heredables, es decir, si tu madre tuvo náuseas en su embarazo es probable que tú también las padezcas (estudio).
  • Tamaño de la placenta. Parece que placentas más pequeñas están relacionadas con menores tasas de náuseas y vómitos. Suele ser el caso en mujeres más mayores o que han tenido múltiples partos (detalle).
  • Hormonas reproductivas. La producción de hormonas reproductivas como los estrógenos, la progesterona o la hCG se incrementan durante el embarazo y sus ciclos parecen estar correlacionados con la aparición de náuseas y vómitos (estudio).

En general, podríamos decir que las náuseas y vómitos son una consecuencia natural del embarazo. Pero eso no quiere decir que debamos quedarnos de brazos cruzados. Antes de pasar a las herramientas para combatirlas, vamos a conocer un poco más cuál es su modus operandi.

 

 ¿Cuándo empiezan y cuándo acaban las náuseas en el embarazo?

Las náuseas y los vómitos afectan al 70-80% de las mujeres embarazadas. Sí, es difícil escapar de ellas… Son especialmente frecuentes durante los primeros meses de embarazo (entre la semana 10 y la 16), aunque pueden empezar desde casi la primera semana.

cuando empiezan las nauseas en el embarazo

Se suele pensar que son exclusivas de la mañana, pero eso sólo es cosa de un 2% de afortunadas (estudio). Lo más habitual es que estén presentes a lo largo de todo día, de ahí que sean tan molestas.

Para la mayoría de mujeres (alrededor del 60%), las nauseas desaparecen sobre la semana 18. Y sólo para unas pocas “con peor suerte” (el 9%) se prolongan hasta la semana 22 (estudio). Luego tenemos los 2 extremos: algunas que tienen náuseas durante todo el embarazo y otras que no llegan a experimentarlas. Y esto nos lleva a la siguiente pregunta…

 

 ¿Es normal no tener náuseas en todo el embarazo?

Como las náuseas van ligadas al embarazo, algunas mujeres no conciben estar sin ellas y se preocupan:

¿Será un síntoma de que algo falla?

No tiene por qué. Sólo en algunos casos puede ser indicativo de algún problema:

  • Por ejemplo, en las mujeres de mayor edad y en las mujeres fumadoras (hay más de las que crees) tienen menores tasas de náuseas como consecuencia de que su placenta es más pequeña. Como ves, en este caso no tener náuseas no es necesariamente algo bueno…
  • Otro de los motivos puede estar relacionado con un mal funcionamiento de la glándula tiroides (estudio). En caso de que no tengas náuseas, no está de más que vigiles los indicadores de la tiroides en las analíticas.

Ahora sí, pasemos a la acción.

 

 ¿Cómo evitar las náuseas en el embarazo? 6 estrategias efectivas

Empieza por lo obvio: piensa si las nauseas tienen un patrón determinado que se repite:

  • ¿Aparecen tras estar cerca de un alimento cuyo olor no soportas?
  • ¿Te vienen cuando estás muy cansada?
  • ¿Coincide su aparición con el momento antes de que empieces a tener hambre?

La clave es que aprendas a anticiparte a ellas: esquiva los olores que las producen, intenta no llegar a un estado de fatiga o come antes de tener hambre.

Dicho esto, veamos cuáles son las 6 estrategias más efectivas para combatirlas.

 

#1 Haz más comidas al día

Durante el embarazo es especialmente útil hacer más comidas al día. Dejar demasiado espacio entre comidas es uno de los principales motivos de náuseas (y uno de los más fáciles de solucionar).

No siempre es fácil de gestionar y puedes caer en este círculo vicioso: no haces suficientes comidas –> vienen las náuseas –> no puedes hacer más comidas porque tienes náuseas.

nauseas en el embarazo spider

¿Qué quiere decir aumentar tu frecuencia de comidas? Además de las 3 grandes comidas al día, deberías hacer una o dos comidas más como mínimo (almuerzo y/o merienda):

nauseas embarazo - frecuencia comidas embarazo

Podrías hacer, incluso, más de 5 comidas si lo crees necesario. No hay una regla estricta pero quédate con que es mejor hacer muchas comidas de poca cantidad que pocas de mayor cantidad.

En nuestro caso, dejar mucho espacio entre comidas fue justo el error que cometió mi chica al principio. Cuando no había comido en varias horas, aparecía la angustia. Lo solucionó comiendo «casi» cada 2 horas y llevando con ella algo de comida siempre que salía de casa.

Otro motivo para aumentar tu frecuencia de comidas es que reduce la probabilidad de ciertos trastornos en el parto. Según este reciente estudio que analizó la frecuencia de comidas de 66.000 mujeres embarazadas:

Las mujeres con mayor frecuencia de comidas principales tenían un riesgo significativamente menor de parto prematuro. La frecuencia habitual de comidas incluía un desayuno, una comida, una cena y, al menos, un snack adicional al día.”

Si la angustia es tan fuerte que te impide probar bocado, no te angusties (nunca mejor dicho). Veamos más fórmulas para lidiar con ellas.

 

#2 Convierte el limón en tu aliado

El olor a limón puede ser efectivo para minimizar las náuseas. En este ensayo clínico, un total de 100 embarazadas fueron separadas en 2 grupos:

  • Las mujeres del primer grupo inhalaron esencia de limón (en formato de aceite) cada vez que tenían náuseas.
  • Las mujeres del segundo grupo inhalaron una esencia del mismo color que el aceite de limón (grupo de control).

Las embarazadas del primer grupo que inhalaron la esencia de limón notaron una reducción significativa de las náuseas, comparado con el grupo de control.

¿Cómo hacerlo en casa? Cuando tengas náuseas, corta un limón por la mitad e inhala hasta que los efectos se reduzcan. También puedes usar algún aceite de limón (como este) por si sales de casa y no quieres llevar a cuestas un limón partido 😉

nauseas embarazo - limon

 

#3 Contempla suplementar con vitamina B6

Parece que un suplemento de vitamina B6 (clorhidrato de piridoxina) puede ser efectivo. En este ensayo clínico, el grupo de embarazadas con náuseas que suplementó con vitamina B6 (25 mg cada 48 horas durante 3 días) redujo significativamente su malestar.

Nota: A pesar de que las dosis de las que hablamos son seguras (detalledetalle) consulta siempre con tu médico en caso de que decidas suplementar.

 

Si el estómago te lo permite, antes de suplementar podrías tomar alimentos que la contengan. Por ejemplo: pistachos (los que más tienen), aguacate o plátano. La pega es que las cantidades que contienen estos alimentos rondan 1mg por cada 100g (bastante lejos de los 10-25 mg que se usan en los estudios) por lo que podrían no ser igual de efectivos.

nauseas embarazo - alimentos b6

 

#4 Haz uso del jengibre

El jengibre (esa extraña raíz con aroma a colonia muy usada en la cocina japonesa) es otra opción con buen respaldo científico.

En este ensayo clínico, las embarazadas que tomaron 1g de jengibre al día (durante 4 días) redujeron significativamente sus sensaciones de náusea y vómitos. Tenemos un meta-análisis más reciente y, aunque advierten de que la calidad de los estudios disponibles es baja, destacan que merece la pena probar dado que no hay riesgos asociados a su consumo.

Puedes tomarlo en el formato que te sea más cómodo. Si su sabor te entusiasma tan poco como a mí puedes probar con infusiones de jengibre y limón.

nauseas embarazo jengibre

 

#5 Aplica acupresión en tu muñeca

Parece ser que presionar cierto punto concreto en la muñeca reduce la sensación de náuseas en algunas mujeres (estudio, estudio). El punto en concreto se llama P6 y se encuentra a unos 4 cm de distancia debajo del pliegue de la muñeca. nauseas embarazo acupresion

Esta es una opción que funciona en unos pocos casos y no hay muchos estudios que la respalden.

Aún así, te recomiendo que la pruebes porque lo peor que te puede pasar es eso, que no te funcione. Comercializan pulseras que presionan ese punto (como esta) pensadas originalmente para reducir el mareo en los niños durante los viajes.

¿Cómo utilizarla? En algunos estudios donde ha resultado exitosa (como este), las embarazadas han llevado puesta la pulsera durante semanas (sólo quitándosela para ducharse).

 

#6 Prueba reducir temporalmente las grasas

Durante el embarazo tienes que comer alimentos ricos en grasa saludable (aguacate, pescados grasos, huevos etc.) pero puedes probar a reducirlos estratégicamente si padeces náuseas severas.

Hay cierta evidencia de que alimentos basados en proteínas y bajos en grasa (como la carne blanca o el pescado blanco) pueden ser útiles para combatir las náuseas ya que aceleran el vaciado gástrico (estudio).

Si no es lo que más te apetece, otra opción es probar con alimentos basados en carbohidratos saludables, ya que se digieren aún más rápido que las proteínas. Algunos ejemplos de alimentos saludables que podrías comer: fruta, patata cocida o arroz.

nauseas en el embarazo - ch

Otra ventaja de acelerar el vaciado gástrico es que te permite absorber los nutrientes de dichos alimentos antes de que los vomites. De esta forma, reduces uno de los mayores riesgos de las náuseas: no poder nutrirte por no ser capaz de comer.

 

 

 En resumen

En este artículo hemos visto 6 técnicas para ponerle freno a las náuseas. Deberías probar todas las técnicas hasta que des con la que te funcione. Puede, incluso, que en tu caso te sirva una combinación de varias de ellas, así que permanece abierta a experimentar.

Hemos visto que aumentar la frecuencia de comidas es una de las estrategias más efectivas. El problema es que podrías no ser capaz de comer más a menudo si tus náuseas son severas. En ese caso, primero céntrate en reducirlas con las otras técnicas (olor a limón, jengibre o vitamina B6).

Mi consejo es que intentes ponerles remedio cuando percibas los primeros síntomas, aunque estos no sean muy agudos. ¡No esperes a estar realmente mal para actuar!

Para terminar y, por si te sirve de consuelo, las mujeres que han experimentado náuseas durante el embarazo suelen tener mejores resultados en sus partos y nacimiento, como por ejemplo: menor probabilidad de bajo peso al nacer del bebé y un tamaño más adecuado para la edad gestacional (estudio, estudio). No todo iba a ser malo 😉

Artículos

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Únete GRATIS a más de 3.000 rebeldes y consigue ahora:

>> Ebook "7 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies