Alimentos prohibidos en el embarazo que no esperabas

alimentos prohibidos embarazo portada 2

Compartir Post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Están ahí fuera. Se esconden bajo una falsa apariencia de inofensivos. Son, incluso, alimentos que se disfrazan de saludables. Y hoy vamos a desenmascararlos.

Los alimentos «prohibidos» que veremos en el artículo de hoy son alimentos que deberías, idealmente, excluir de tu rutina de comidas. O, en caso de que no sea posible, limitar su ingesta al máximo. Y no sólo hablamos de apartarlos durante el embarazo. Algunos de ellos deberías evitarlos para siempre.

¡Vamos a por ellos!

 

 

 ¿Por qué es tan importante la alimentación en el embarazo?

La alimentación durante el embarazo es mucho más que un mero suministro energético. Es una oportunidad de programar la salud futura de tus hijos. En otras palabras, los alimentos que comes durante el embarazo (incluso antes) definen cosas tan importantes como la función metabólica del futuro bebé y su predisposición a enfermar (estudio, estudio). Importante, ¿no crees?

Y todavía hay más: como veíamos en este artículo, los alimentos que comes durante el embarazo sientan las bases de sus preferencias futuras. Es decir, si comes ajo durante el embarazo, es más probable que a tu hijo le acabe gustando. Y al revés para los alimentos que no comes: si el brócoli no está en tu menú, es más probable que en el futuro no le entusiasme.

alimentos prohibidos embarazo ajo

Por este motivo, no sólo es importante que selecciones bien los alimentos. Es igual de importante que descartes aquellos con potenciales efectos dañinos para tu salud y la del bebé en formación.

 

 Un inciso: no descuides las sustancias prohibidas

Antes de pasar a los alimentos, tenemos que hacer una breve parada obligatoria. Aunque seguro que conoces los peligros de tomar ciertas sustancias durante el embarazo, no está de más que repasemos sus riesgos:

  • El alcohol. El alcohol es un veneno para el bebé. Es capaz de cruzar la placenta, llegar hasta el feto e interferir en el desarrollo de su cerebro, afectar a su inteligencia a largo plazo, provocarle malformaciones… (estudio). Y no creas que estos efectos sólo se observan en grandes cantidades. En este meta-análisis de 34 estudios, encontraron que incluso el consumo ocasional de alcohol podía acarrear problemas. Evitar cualquier forma de alcohol es la decisión más sensata.
  • El tabaco. Fumar puede producir daños genéticos en el feto (estudio): afecta a la formación de los pulmones, de los riñones, del corazón, a los sistemas neurológicos… Y la gran mayoría de los daños son irreversibles. Así que es una imprudencia hacerlo durante el embarazo, por poco que sea.
  • La cafeína. Algunos estudios recomiendan limitar su ingesta a 200 mg/día (unos 2 cafés). Sin embargo, como ocurría con el alcohol, no está claro el umbral a partir del cual la cafeína deja de ser segura (meta-análisis). Aunque, según los estudios, la dosis de 200 mg/día es poco probable que genere problemas. Si no puedes vivir sin cafeína, el té es una alternativa con menor contenido de cafeína. Si puedes prescindir de ella, el descafeinado es la mejor opción.

alimentos prohibidos embarazo_cafeina2

  • El azúcar. Su consumo está correlacionado con el sobrepeso durante el embarazo (estudio). Además, incrementa el riesgo de diabetes gestacional (estudio) o predispone al bebé a tener asma (estudio), entre otros trastornos. El problema es que es fácil pasarse, ya que está en todas partes, en especial en los productos industriales. Son igualmente perjudiciales los derivados del azúcar como el jarabe de glucosa, jarabe de fructosa, sirope de ágave, dextrosa etc. Vigila lo que comes y limita su ingesta al máximo.

 

 Los alimentos prohibidos «típicos»

Durante el embarazo, tu sistema inmune se “relaja” para favorecer las demandas del feto. ¿Problema? Algunos alimentos contienen bacterias que antes hacían saltar tu sistema de alarma, pero ahora tienen más facilidades para colarse y llegar al feto.

Aunque las medidas de higiene han hecho que los casos de contagio por bacterias durante el embarazo sean poco frecuentes, no merece la pena arriesgar. La mejor solución para acabar con las bacterias problemáticas es cocinar los alimentos (estudio). Por eso, más que evitar alimentos, lo que debes evitar es comerlos en ciertas condiciones:

  • Evita el marisco, ostras, mejillones, almejas y demás derivados que estén crudos o poco cocidos o que no hayan estado previamente congelados.
  • Evita los patés (a menos que los hagas tú en casa).
  • No comas alimentos crudos o poco hechos como carnes, fiambres (a menos que hayan estado previamente congelados), pescados o huevos. Aunque algunos opinan que no hay problema en consumir estos productos siempre que sea de tiendas de confianza (detalle), no merece la pena arriesgar.
  • Evita los lácteos no pasteurizados. Asegúrate mirando la etiqueta.

alimentos prohibidos embarazo tipicos

Ahora que ya hemos resuelto una de las principales preocupaciones, vamos a desvelar otros alimentos de los que se habla poco pero que en el embarazo tienen especial riesgo. Alimentos prohibidos con piel de cordero…

 

 Los alimentos prohibidos que no esperabas

Los cereales refinados (pan, pasta, bollería…)

Los cereales refinados son cereales a los cuales se les quita la cáscara para quedarse sólo con el grano. Hoy en día se refinan la mayoría de cereales para conseguir harinas: trigo, maíz, arroz etc. De esta forma, la industria alimentaria consigue “alimentos” más agradables para nuestros sentidos (suelen ser más esponjosos) pero (y ahora viene la letra pequeña) peores para nuestra salud. alimentos prohibidos embarazo_trigo

Los cereales refinados más consumidos están basados en harina de trigo. Estos son: el pan, la pasta, la pizza, los pasteles, las empanadas, los cereales de desayuno etc. Prácticamente todo lo que encuentras en un horno/pastelería está hecho a partir de harina de trigo refinada (a no ser que te digan que es integral).

Uy, pero me habían dicho que esos alimentos no sólo no eran malos, sino que eran indispensables en mi alimentación durante el embarazo…

Toda la razón. Son alimentos altamente recomendados por los organismos oficiales. Es más, tienen un lugar destacado en la pirámide nutricional:

alimentos prohibidos embarazo_piramide

La Sociedad Española de alimentación comunitaria dice así en su guía (de la cual se hace eco el Ministerio de Sanidad en sus recomendaciones): «En el embarazo, como siempre, la alimentación debe ser variada, y la mamá debe consumir por día todos los alimentos de la pirámide«. Por si hay alguna duda, insisten en que los cereales deben ser la base:

alimentos prohibidos embarazo_cereales

Por lo que parece, son alimentos seguros, nutritivos y saludables… ¿no? Veamos:

  • Según algunos estudios, los cereales refinados son, junto con el azúcar, los principales causantes de las enfermedades modernas (estudio, estudio). Su consumo está asociado con mayor incidencia de diabetes tipo 2, hipertensión y mayor inflamación en general.
  • Sabemos que una dieta basada en cereales refinados durante el embarazo es un indicador de deficiencia nutricional (estudio). Hay que decirlo claro: el pan, la pasta y demás familiares, no son alimentos nutritivos.
  • Los cereales refinados elevan tu nivel de glucosa en sangre de forma considerable, algo que puede ser problemático si se convierte en habitual (estudio).

alimentos prohibidos embarazo - ig

Además de los trastornos de salud derivados de su consumo (que no son pocos), el problema principal es que los productos basados en cereales refinados tienen una densidad calórica considerable (100 g de pasta tienen unas 350 Kcal). Resultado: si los consumes a menudo, desplazarás otros alimentos muchos más nutritivos y beneficiosos para ti y tu bebé.

Algunos empiezan a rendirse ante la evidencia y señalan a los cereales refinados como «poco recomendables». Por desgracia, el 80% de cereales que consumimos son refinados (estudio). Lo que hay que hacer, dicen, es comer cereales integrales. Aseguran que los cereales integrales sí deberían ser el pilar de nuestra alimentación porque no tienen los problemas de los refinados.

 

Los cereales integrales: ¿la alternativa?

Fíjate en esta tabla en la que aparecen vitaminas y minerales cruciales en el transcurso del embarazo (fuente):

alimentos prohibidos embarazo_tabla_integrales

Cuando comparamos los cereales integrales (un conjunto de los más consumidos) con otros alimentos como frutas, verduras, carnes o pescados, su densidad nutricional deja mucho que desear. No encontrarás ningún nutriente en ellos que no tengan los demás alimentos. Es más, podemos decir que la densidad nutricional de los cereales integrales es bastante mediocre. Nada que ver con el superalimento que nos han vendido.

Este estudio señala que pueden ser los principales responsables de nuestras deficiencias nutricionales actuales:

“La introducción en el Neolítico (hace 10.000 años) de productos lácteos y granos de cereales como parte principal en la alimentación habría hecho que el contenido promedio de micronutrientes de la dieta disminuyera. Esta situación empeoró a medida que las técnicas de molienda de cereales desarrolladas en la era industrial permitieron la producción de harina de pan sin el salvado y el germen (refinada).”

Algunos defienden que son buenos para prevenir enfermedades cardiovasculares o reducir el colesterol. Esta reciente revisión sistemática concluye:

“Hasta la fecha no hay evidencia suficiente de ensayos controlados aleatorios para recomendar el consumo de dietas con cereales integrales para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares o el nivel de colesterol en la sangre o la presión arterial.”

En resumen, los cereales integrales no tienen tantos problemas como los refinados, pero están lejos de ser un alimento indispensable. Evita en la medida de lo posible los cereales refinados y modera el consumo de cereales integrales.

 

La soja

Déjame adivinar. Tú también has oído eso de que la soja es un superalimento y de que tiene numerosas propiedades saludables. ¿Me equivoco?

La soja es ese alimento de moda que parece inofensivo e incluso beneficioso. Pero su consumo diario durante el embarazo puede acarrearos (a ti y a tu bebé) serios problemas:

  • Una de las pegas principales de la soja es su contenido en antinutrientes (dificultan la absorción de nutrientes) que puede causar problemas en el desarrollo de órganos reproductores del feto (estudio). En concreto, el más peligroso es el ácido fítico, que entorpece la absorción de minerales como el magnesio, el calcio, zinc o el hierro (estudio), tan necesarios para su desarrollo.
  • Por si fuera poco, la soja inhibe la tipsina, una enzima encargada de procesar la proteína, crucial en el embarazo (estudio). Otros de sus antinutrientes inhiben la absorción de minerales importantes, como el yodo. Y la falta de yodo durante el embarazo es una de las principales causas de deficiencias mentales en bebés (estudio). Enseguida hablaremos más sobre él.
  • El excesivo uso de pesticidas (como el glifosato) que se usan en la soja pueden provocar daños en las células de la placenta (detalle).

La lista de potenciales peligros es más larga, pero a estas alturas espero haberte convencido de que no la consumas.

Es innegable que la soja tiene sus beneficios (buena fuente de proteínas de calidad y ácidos grasos Omega-3) pero sus potenciales riesgos la hacen desaconsejable. Puedes encontrar proteínas de alta calidad en los huevos y Omega-3 en pescados azules, entre otros.

Una pregunta que te estará rondando:

¿Y cómo puede ser que las embarazadas japonesas no tengan multitud de problemas con toda la soja que consumen?

Porque hacen uso de una tradición milenaria: la fermentación. Esto reduce gran parte del ácido fítico, el principal agente problemático. Es el caso de productos como la salsa de soja, la sopa miso, el tempeh y otros fermentados (estudio).

alimentos prohibidos embarazo_soja

El principal problema es que los productos derivados de la soja que más consumimos no son fermentados. Son productos hechos a partir de harinas de soja o proteína de soja (mira las etiquetas de muchos productos para verificarlo). Intenta evitarlos pero, si los consumes, procura que sean de cultivo orgánico (menos pesticidas).

 

Las algas

El consumo de algas ha aumentado de forma considerable más allá de los países asiáticos. Y, sin duda, las algas tienen muchos beneficios.

Por ejemplo, algunos estudios atribuyen a las algas marinas un potencial poder anticáncer, así como un rol antiinflamatorio (estudio). También es de destacar su alto contenido en yodo, tan necesario para la producción de la hormona tiroidea, implicada en el desarrollo neurológico del feto (estudio).

Entonces, ¿qué hacen las algas en esta lista de alimentos prohibidos? Te preguntarás.

Pues el motivo es, precisamente, su contenido en yodo. Es cierto que en España, entre un 30 y un 40% de las mujeres embarazadas consumen cantidades de yodo inferiores a las recomendadas (detalle). Pero el caso de las algas es delicado. Una ración de 8 gramos de alga Kombu, por ejemplo, multiplica por 37 la cantidad de yodo diaria máxima recomendada en el embarazo (500 μg/día) (estudio, estudio).

alimentos prohibidos embarazo_algas

Una ración de la misma cantidad de Wakame está lejos de los 500 ug/día, pero puedes sobrepasarla si consumes otros productos con yodo. Así que lo prudente es dejarla de lado.

Si no puedes evitar comerlas, una buena opción es cocinarlas, ya que pierden gran parte del yodo. Por ejemplo, cuando la Kombu se hierve en agua durante 15 minutos, puede perder hasta el 99% de su contenido de yodo.

Otra opción es consumir el alga Nori (la que suele envolver los makis japoneses), que tiene cantidades más moderadas de yodo, beneficiosas sin duda en el embarazo.

alimentos prohibidos embarazo nori
Makis japoneses hechos a base de alga nori.

Sin embargo, te recomiendo que priorices productos ricos en yodo, como pescados, mariscos y los lácteos (no orgánicos). Utilizar sal yodada es también una buena estrategia para obtener el yodo que necesitas.

 

 Conclusión

El bebé en formación necesita de ciertos nutrientes para desarrollarse y los alimentos que ingieres están programando su salud actual y futura. Lo que comes tiene un impacto real en vuestro bienestar. 

Es llamativo que alimentos poco nutritivos como la pasta o el pan basados en trigo refinado sean la base de las recomendaciones oficiales para el embarazo. Son recomendaciones desacertadas. Intenta reducir su consumo, pero tampoco te preocupes demasiado si de vez en cuando los comes.

Por último, los alimentos prohibidos anteriores son sólo un ejemplo poco convencional. Pero todavía hay más ocultos en la sombra.


 

Preguntas frecuentes

¿Por qué hay alimentos prohibidos en el embarazo?

Algunos alimentos contienen bacterias que antes hacían saltar tu sistema de alarma, pero durante el embarazo tienen más facilidades para colarse y llegar al feto.

¿Qué alimentos prohibidos son los más comunes en el embarazo?

El marisco, las ostras, los mejillones, las almejas y demás derivados que estén crudos o poco cocidos o que no hayan estado previamente congelados. También los embutidos, patés, carnes y pescados poco cocinados, huevos crudos y lácteos no pasteurizados.

¿Qué otros alimentos prohibidos existen durante el embarazo?

Son alimentos que no escucharás con tanta frecuencia pero sus riesgos son considerables. Mira en el artículo de arriba para descubrirlos…

¿Te ha gustado este artículo?

Me harías un gran favor si lo compartieras para que llegara a más gente. A ti no te cuesta nada y para mí es de gran ayuda :)

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

60 comentarios en «Alimentos prohibidos en el embarazo que no esperabas»

  1. Hola Albert.
    Muchas gracias por el artículo. Te comento un par de dudas que me surgen. Dices de consumir lácteos no orgánicos. Por qué? Y la otra duda. Dices que los asiáticos consumen soja fermentada pero, qué pasa con las algas? También consumirán muchas más que en Europa, no?
    Gracias y sigue así

    Responder
    • Gracias a ti por leer, Beatriz. Te contesto a las preguntas:

      1. Los yogures «no orgánicos» tienen ciertas cantidades de yodo porque a las vacas se les dan suplementos que lo contienen. No ocurre lo mismo con los yogures ecológicos ya que, por lo general, las vacas no reciben suplementos. Esto aplica para todos los lácteos. Se dice que es bueno consumir lácteos por su contenido en yodo, pero hay que puntualizar que sólo ocurre para los «no orgánicos». E incluso en este caso no hay garantías de que los niveles de yodo sean estables, ya que no está regulada la cantidad de yodo que los ganaderos dan a sus vacas…

      2. En el caso de las algas, se especula que los asiáticos toleran más cantidades diarias de yodo porque han desarrollado ciertas adaptaciones metabólicas. De hecho, los estudios estiman que la media de consumo de yodo basado en algas es de 1-2 mg/día (nuestra ingesta máxima recomendada está en 500ug/día…).

      ¡Un saludo!

      Responder
  2. Hola Albert, me gustaría hacer un par de comentarios sobre el artículo como química y como embarazada:
    – Por un lado comentar que todas las indicaciones de qué se debe comer o no durante el embarazo son geniales siempre que tú embarazo te lo permita. Cuando cosas tan buenas como la fruta, la carne o el pescado te sientan mal y las vomitas, puedo asegurar que se hace muy difícil llevar la alimentación completamente equilibrada que te gustaría. Y obsesionarse con ello a veces es peor.
    – Por otro lado, teniendo en cuenta que conozco los procesos que sigue un alimento para poder ser comercializado y la gran quimiofobia que se extiende gracias a los medios en los tiempos que corren, decir que tanto la bebida de soja normal como la orgánica son aptos para el consumo ya que ambos son previamente analizados y puedo asegurar que los límites de detección en plaguicidas son muy bajos. La diferencia entre un alimento «normal» u orgánico son los riquisitos que deben de cumplir para su cultivo, lo que no es sinónimo de ser más sanos o más seguros.
    – Por último decir que al final lo más importante es «intentar» limitar, en la medida de lo posible, tener una dieta equilibrada y por supuesto eliminar aquellos alimentos/hábitos claramente no sanos.

    Mucho ánimo para las mamis que pasan por un embarazo difícil y siguen vomitando tras 6 meses de embarazo como yo. ¡Ya queda menos!

    Responder
    • Hola Paula, muchas gracias por comentar y enhorabuena por tu embarazo 🙂 Te contesto a los comentarios:

      – En la mayoría de casos (alrededor del 60% de mujeres), las nauseas desaparecen sobre la semana 18 (estudio). En tu caso, has tenido la «mala suerte» de que se extiendan, lo cual es muy duro. Una de las razones más comunes de náuseas es dejar demasiado espacio entre comidas. Es justamente lo que le pasaba a mi chica. Cuando no había comido en varias horas, aparecía la angustia. Las náuseas se redujeron cuando empezó a comer más a menudo. De hecho, durante el embarazo es recomendable, al menos, hacer 3 comidas principales y 2 snacks entre medias. En este artículo hablo largo y tendido sobre las náuseas y herramientas para lidiar con ellas.

      – Respecto a la soja y derivados hay que tener algo en cuenta: que un producto tenga permiso para ser comercializado no lo convierte en saludable o en «inofensivo». En ocasiones, pasa un tiempo hasta que los organismos advierten que X producto tiene riesgos (el aceite de palma es un ejemplo de esto). En el caso de la soja, el problema es que la mayoría de la producción procede de grandes cultivos tratados con glifosato, un pesticida para el control de malezas o para secar la planta y permitir una cosecha más rápida. Como digo en el artículo, algunos estudios apuntan que el glifosato es tóxico para bebés en desarrollo ya que interfiere con las enzimas clave involucradas en el metabolismo hormonal. Se sabe, además, que daña las células placentarias humanas y los embriones incluso en dosis muy bajas… Y lo alarmante es que entre los cultivos alimenticios con mayor nivel de pesticidas permitidos está el de soja (detalle). No es de extrañar, dado que la mayoría de soja es transgénica (modificada genéticamente para que tolere más glifosato). Se estima que alrededor de un 94% de los cultivos de soja (al menos en USA) son transgénicos. De no ser así, la dosis de glifosato que se utiliza no sería tolerada por la planta… En resumen, creo que es poco probable que tengas problemas si consumes productos basados en soja esporádicamente, pero evitaría su consumo diario.

      – De acuerdo con tu última reflexión. Siempre hago hincapié en «intentar limitar» o «reducir en la medida de lo posible». Lo que me parece alarmante es que nos aseguren que hay productos que son indispensables en nuestro día a día (como los cereales refinados) y la realidad es que son productos bastante cuestionables. Por otra parte, el concepto de dieta equilibrada no me gusta demasiado… Creo que tratan de vendernos que lo mejor es «comer de todo sin pasarse», cuando lo que deberían recomendar es «comer mucho de lo bueno y poco de lo malo».

      Una última cosa: es cierto que la gestión del estrés en el embarazo es igual de importante que la alimentación. En casos como el tuyo (en el que las náuseas son fuertes y se prolongan muchos meses) la prioridad es tu tranquilidad.

      Mucho ánimo con tu embarazo, que ya has pasado el ecuador 😉

      Responder
      • Creo que la diferencia entre angustia tras no comer en unas horas y estar vomitando a cada rato por cosas que comes o hueles son bien diferentes. Está claro que quién no lo ha pasado no puede opinar. Por tanto a no ser los alimentos estrictamente prohibidos, dejemos comer a las embarazadas lo que buenamente puedan.

        Responder
        • ¡Hola!

          Está claro que hay muchos grados y en ocasiones se hace difícil probar bocado, pero algunas veces las náuseas severas aparecen por no haberles puesto freno antes, como menciono en este artículo que le pasaba a mi chica.

          Estoy de acuerdo en que habrá algunos casos en los que la embarazada no podrá comer ciertos alimentos por un fuerte rechazo, pero en otros casos elige unos alimentos pensando que son «saludables» basándose en creencias con poco respaldo científico. Lo ideal es tener toda la información y, con ella, decidir lo que cada uno quiera.

          ¡Un saludo!

          Responder
          • Se ve que no has pasado una hiperémesis gravídica y te has tenido que ver en el hospital, vomitando sangre, sino, opinarías muy diferente.

            Y tranquilo, que si me vas a decir que «haber seguido los consejos de mi artículo», seguí TODOS. Los del tuyo y de varias webs más. Y el jengibre de las narices del que tanto se le llena a la gente la boca hablar, lo vomitaba día sí, día también.
            ¿Y el intentar comer continúo? ídem.

            Lo único que me alivió tras el último ingreso fue irme a vivir al campo y recibir siempre sol, beber bebida de avena e infusiones de menta con miel (lo único que no vomitaba) y que nadie me estresase hasta que después de meses he podido hacer vida normal.

          • Buenas Faith,

            Entiendo tu malestar. La hiperémesis gravídica es un trastorno severo que requiere de tratamiendo específico. El artículo de las náuseas al que hago referencia está destinado a las típicas náuseas que la mayoría de embarazadas padecen.

            Me alegro de que en tu caso hayas podido encontrar soluciones para minimizarla. Gracias por compartirlo.
            ¡Un saludo!

      • Muchas gracias, me viene súper bien toda la información que das para esta etapa, pocos hablan tan claramente sin medias tintas, sobre todo en el caso del consumo de soja. Gracias!!!

        Responder
        • Muchas gracias Sonia, me alegro mucho de que te sea de ayuda.

          Cualquier cosa que necesites, coméntalo por los comentarios 😉

          ¡Un abrazo!

          Responder
  3. Hola, yo estoy en la semana 10 de embarazo. Estoy evitando los alimentos con riesgo de intoxicación como el jamón serrano, los lácteos o el marisco. Hay algún momento del embarazo en el que el riesgo desaparezca?

    Responder
    • Hola Edurne. Según los estudios que he revisado, el riesgo existe durante todo el embarazo. Parece que la gravedad del contagio depende de la bacteria y de la fase del embarazo (en fases tempranas puede ser más problemático).

      Aunque las medidas de higiene han hecho que los casos por contagio sean poco frecuentes, no merece la pena arriesgar. Una de las mejores medidas para acabar con las bacterias problemáticas es el cocinado de los alimentos (detalle). Además de esto, se recomienda prestar especial atención a la higiene (lavarse bien las manos, lavar bien la comida, lavar los utensilios de cocina etc.). En cuanto a los lácteos, no tendrías por qué limitarlos si son pasteurizados. ¡Un saludo!

      Responder
  4. Hola Albert,

    Muchas gracias por toda la información que compartes. Muy interesante y super bien explicado todo. Este post me interesa especialmente ya que el tema de la nutrición me parece súper interesante. Y en este caso, llevado al embarazo, me parece doble fascinante (fascinante x2, claro :-9 ).

    Ante este tema, me surge una cuestión, que quizá sea una absurdez total, pero, así como está claro que los hábitos (alimenticios y en general) de la madre influyen directamente al feto ¿Puede haber alguna relación entre la calidad de vida del padre y lo que transmite (por la parte que le toca, claro está)? Entiendo que no debería ser lo mismo el aporte de un padre con hábitos saludables al de uno que es todo lo contrario. O quizá la naturaleza se lo monta genial y dice: «si la madre se lo curra, es suficiente». Desconozco si se sabe algo al respecto.

    Por otro lado, muy de acuerdo con la NO NECESIDAD de incluir en la pirámide ese exceso de harinas por todas partes. Como celiaca, puedo dar fe de que se puede sobrevivir sin el gluten. Obviamente no hay que suprimirlo de la dieta porque sí, y mucho menos por moda. Obviamente en mi caso, desapareció por necesidad, pero es cierto que desde que no lo consumo, he introducido en mi dieta alimentos mucho más interesantes, como la quinoa, la patata o la batata.

    Al respecto de mi celiaquía, mucho me temo que el día en que sea mamá, esta será parte de la herencia para mi bebé 🙁 No sé si se sabe algo de las probabilidades de que el bebé sea celiaco o no. He oído que lo será al 100%, pero no sé si es lo que «se dice» o si hay estudios que demuestren que es así. Ojalá haya esperanzas aunque bueno, doy fe de que se puede ser una persona feliz, sana y fuerte sin consumir gluten. Desde luego que yo no sigo la pirámide alimenticia y mis analíticas están estupendas.

    Sin más, ahí te mando parte de dudas y parte de rollo personal 😀

    ¡Muchas gracias por tus respuestas y sigue así!

    Responder
    • Hola Maya, muchas gracias a ti por tus palabras y por leer. Te contesto a lo que comentas:

      – Sabemos que el padre también tiene responsabilidad en la salud del futuro bebé ya que su esperma “transporta” ciertos trastornos metabólicos. En concreto, este reciente estudio demostró que el esperma de los padres obesos tenía una expresión genética diferente al de los no obesos. Por eso, tenemos motivos para pensar que la salud del padre influye en la expresión genética del futuro bebé. ¡Los padres también tenemos que cuidarnos!

      – Respecto a tu celiaquía, lo llamativo es que cada día son más los casos de gente con problemas de intolerancia al gluten. La hipótesis es que el gluten de algunos cereales es algo a lo que no todos estamos adaptados (llevamos comiendo cereales poco tiempo en nuestra historia evolutiva). Pero lo importante es, como dices, intentar que los cereales no sean la base de nuestra alimentación para evitar desplazar alimentos más nutritivos.

      – En cuanto a la celiaquía y la genética, los estudios coinciden en que es una enfermedad con un componente genético muy fuerte. Una revisión de estudios reciente establece la probabilidad hereditaria en un 31%. Sin embargo, parece que la epigenética (la expresión de los genes) y la microbiota son factores que modulan el riesgo de enfermedad y afectan a su manifestación. Es decir, un estilo de vida saludable puede reducir la probabilidad de que tus hijos sean celíacos. Hay esperanza 😉

      Muchas gracias por contar tu caso. Seguro que es de utilidad para otras madres y padres. ¡Un saludo!

      Responder
  5. Mi madre se alimentaba de frutas y verduras en el embarazo porque todo le daba asco, yo nací muy delgadita y pequeña y ella no tenía leche. Aquí practicamente se nos «aconseja» a las embarazadas que sólo consumamos eso con esa tabla nutricional, nos quieren matar de hambre o que, hay mujeres que más se preocupan por cuidar su figura que por el hijo que llevan dentro. Y otras que sólo piensan en sus antojos con el pretexto del embarazo tragando porquerías y están malnutridas. Ninguno de los dos es bueno.

    Responder
    • Hola Cynthia,

      Además de las frutas y verduras, hay otros muchos alimentos que una embarazada debería introducir en su dieta: legumbres, tubérculos, carnes, pescados, huevos, lácteos (si los tolera) etc.

      La tabla nutricional a la que te refieres sólo pretende ser una comparativa nutricional entre grupos de alimentos. Es cierto que las frutas y las verduras son los elementos con mayor densidad nutricional, pero suelen ser poco calóricos, por lo que es difícil alimentarse sólo a base de ellos.

      ¡Un saludo!

      Responder
  6. Hola! Muy interesante este artículo. Yo estoy de 6 semanas recién pero estoy leyendo también para informarme bien.. mi duda es con respecto a si la avena es recordable para una embarazada. He leído que es buena, que tiene ácido fólico, hierro y fósforo pero al leer este artículo me ha entrado la duda de si entra dentro de los cereales q no son recomendables. Un saludo gracias.

    Responder
    • ¡Hola! Pues la avena es una alternativa mucho mejor que el trigo, desde luego. No hay ningún problema en tomarla, pero tampoco es recomendable «abusar». Si te gusta mucho, lo mejor es comerla tras mantenerla unas horas en remojo, ya que así se reducen ciertos antinutrientes. Una buena opción es tomarla en formato de gachas 😉

      ¡Un abrazo!

      Responder
  7. Hola Albert, tenía entendido que los embutidos (jamón, lomo…) si se congelan durante al menos 3 días sí se pueden comer durante el embarazo.

    ¿Hay algún problema con el jamón cocido o mal llamado jamón york?

    Responder
    • ¡Hola Pilar! Sí, no habría problema en comerlos previamente congelados o cocinados. Algunos organismos establecen un tiempo de congelado de unos 10 días a -22ºC, aunque es un tiempo muy conservador y dudo que hubiera problema en que fueran menos días.

      ¡Un abrazo!

      Responder
      • Muchísimas gracias por tus consejos. Otra duda: Leo que almejas y berberechos son buenísimos por su aporte de hierro, yodo, zinc … ¿Pero cocinados al vapor son seguros para embarazadas?

        Responder
        • ¡Hola Pilar!

          Pues sí, ambos son alimentos con mucha densidad nutricional. Es cierto que en el embarazo no se recomienda comerlos crudos, ya que son responsables de la mayoría de contagios por bacterias infecciosas y no merece la pena correr el riesgo. Pero si los cueces o los cocinas bien a la plancha, no debería haber problema. Si los haces al vapor, asegúrate de dejarlos suficiente tiempo y descarta los mejillones/almejas que no se hayan abierto.

          ¡Un abrazo!

          Responder
          • Hola Pilar,

            En principio siguen teniendo el problema de que son un alimento crudo. Antes de comer conservas, es mucho más recomendable lo que te comento, que los comas al vapor. Si los compras en un lugar de confianza y dejas el tiempo suficiente en la cocción, puedes estar tranquila 😉

  8. Hola!:
    Lo primero de todo agradecer esta valiosa información.
    En mi caso no tuve naúseas apenas en el primer trimestre, de hecho el estar embarazada y toda la carga hormonal me hizo relajarme en exceso y engordé porque apenas me apetecía hacer ejercicio. He de decir que soy golosa y como prácticamente de todo. La matrona me advirtió del peligro de engordar a este ritmo. De modo que en un mes he adelgazado casi 2 kgs combinando consumo de cereales / semillas integrales y muchas verduras, algo de pescado y algas, eliminando todo tipo de procesados y reduciendo al mínimo carbohidratos de pasta y pan. Acompañado de exclusivamente agua, té desteínado y ejercicio diario sin llegar a estar exhausta. Así he vuelto casi a mi IMC normal de principio de embarazo. Fruta y verdura diría que es la clave, restringir el consumo de azúcar y aumentar algo de fibra…Me preocupa un poco de qué alimentos obtener calcio, eso si, porque me encanta el queso ( y es graso) pero no me gusta la leche.
    ánimo a las personas intolerantes a cualquier alimento , porque tiene que ser muy duro. Para mí es más duro a nivel psicológico pero creo que la reeeducación e información alimentaria es el factor que más te impulsa a cuidarte.
    Bravo por mencionar la importancia de los alimentos no tránsgenicos y ecológicos ,a sí como el porqué de la fermentación ( que desconocía).

    Saludos

    Responder
    • Hola Eva,

      Muchísimas gracias por compartir experiencia. Y enhorabuena por cómo has conseguido revertir la situación para volver a tu peso y comer a partir de alimentos nutritivos.

      En cuanto al calcio: a pesar de que, durante el embarazo, la madre podría perder algo de calcio en favor del feto, las mujeres que comienzan el embarazo con una ingesta adecuada de calcio no deberían necesitar calcio adicional según algunos estudios. Salvo excepciones, es un suplemento que no hará falta.

      Alimentos que lo contienen: almendras, espinacas, brócoli, salmón o avena son algunos ejemplos. No ocurre nada si no tomas leche y más si tomas queso.

      Gracias de nuevo por tu aporte y te deseo un embarazo genial 🙂

      ¡Un abrazo!

      Responder
      • Hola,5 meses de embarazo me detectaron a mí bebé artresia pulmonar grave. Podría ser algo alimento que comí,no encuentro explicaciones,único que me recuerdo me eh puesto vacuna de tétano ,pero no sabía que estaba embaraza cuando me puse la vacuna,ahora tengo mucho miedo de salir embaraza que salga otra ves con enfermedades o que repita artresia pulmonar,no si por qué tengo colesterol alto ,no se lo ah pasado.

        Responder
  9. Hola,
    Muchas gracias por tu artículo y por las respuestas tan detalladas que aportas a nuestras dudas.
    Yo estoy empezando el segundo trimestre y soy vegetariana, no como carne ni pescado y evito los lácteos de vaca por las hormonas, antibióticos y demás que reciben. Me interesa mantener en medida de lo posible una alimentación libre de químicos y manipulaciones genéticas, aunque es bien difícil en estos tiempos en que tan aceptado está lo artificial, como el trigo sin el gérmen para ser refinado más fácilmente (totalmente de acuerdo en recuperar otros cereales menos transformados o integrales de verdad, no refinados con corteza añadida, como suele ser la harina integral del supermercado). Mi pregunta es si debería integrar mi alimentación con algún elemento en particular.
    Gracias por adelantado.

    Responder
    • Hola Gloria,

      En primer lugar, muchas gracias por tus palabras. En casos como el tuyo, lo mejor es que tu médico te haga un buen seguimiento para asegurar que no tienes ningún déficit importante.

      Por lo que entiendo de tu comentario, sí comes huevos. Si es así, sería una gran ventaja respecto a una dieta vegana, porque comerías proteína de calidad, colina, B12 y algo de Omega 3 DHA. Como consejo, para maximizar estos nutrientes, te recomendaría que los huevos fueran de la mejor calidad (clase 0) y que tomaras unos 3 al día. De esta forma te asegurarías una ingesta razonable de la mayor parte de vitaminas y minerales críticos.

      Aún así, consideraría como opción suplementar con DHA basado en algas y trataría de reducir la ingesta de omega 6, en especial el procedente de aceites vegetales como girasol, soja o palma. Y priorizaría en su lugar aceite de coco, aguacate u oliva.

      También trataría de asegurarme de que suplementas con hierro, zinc y B12. Algo importante que se suele descuidar también es la glicina, un aminoácido esencial en el embarazo. Una opción para obtenerla es a partir de un caldo de huesos, pero no sé si podrías consdierar esta opción.

      Dicho esto, trata de consensuar lo que decidas con tu matrona/médico para que estén al tanto.

      Espero haberte ayudado. ¡Un saludo!

      Responder
  10. Hola, una consulta, si al inicio de la gestación (primeras semanas) por ignorancia se ha consumido algún producto o medicamento no recomendados, habiendo riesgo de repercutir en el desarrollo del bebé, ¿hay alguna manera de revertir o reducir el impacto de este consumo o ya no hay solución?, por supuesto, a parte de llevar un cuidado responsable.
    Estaré al tanto de tu respuesta y recomendación.
    ¡Muchas gracias por tanta
    buena información! Prometo compartir en cuanto me sea prudente. Un saludo!

    Responder
    • Hola Ana,

      ¿Qué tal estás? Pues no sabría decirte mucho sin conocer más detalle. ¿Qué alimento en concreto has consumido? A priori te diría que si has consumido alguno con riesgo de contagio por bacterias, lo ideal sería que te hicieran pruebas (si es posible) para actuar a tiempo.

      ¡Ya me dices!

      Responder
  11. Hola Albert y mamis del foro, ante todo la enhorabuena por el artículo e información tan detallada, específica y explicativa. El cuadro de valor nutrición al es muy orientativo. Tengo dos dudas y no me deja dormir, ayer cené setas revuelto de setas y espinacas con ajo previamente cocinado y cuando terminé de cenar se me repitió, comí un yogurt y parece que remitía pero a éstas horas no puedo dormir, tengo malestar como si aún costara digerirlo, he leído muchos artículos y todos parece dar a entender que es un beneficio con ingesta moderada, y mi duda es si cuando te repite y no lo digieres bien si puede afectar al bebé en el primer trimestre. No sólo con ello tengo duda de si afectará al análisis de sangre de primer trimestre (orina y sangre} que me tengo que hacerme dentro de unas horas.
    La otra duda es que yo estoy tomando un complemento alimenticio bastante completo que se llama natalben supra y mi duda es de si no estaré sobrevitaminando al feto, aunque ya lo estuve tomando con mi primera hija y todo fue normal, y si afectará también al análisis de mañana. Muchas gracias por toda ayuda de información si se conoce, un saludo.

    Responder
    • Hola Miriam,

      Gracias por tus palabras. En cuanto al ajo, no veo nada de qué preocupante. El ajo ya de por sí se repite, y posiblemente durante el embarazo se potencia más todavía, ya que tus sentidos se agudizan. Si te es incómodo, reduce su consumo o evítalo temporalmente. Pero no te preocupes por el bebé. De hecho, los primeros estudios que se hicieron para comprobar que los bebés podrían percibir el sabor de lo que comes fueron con ajo 🙂

      En cuanto al complemento, por lo general los complementos mutivitamínicos no son necesarios, tal y como dice la OMS (detalle). Además, el problema de suplementos como el que comentas es que suelen incorporar vitaminas y minerales poco biodisponibles, es decir, que a tu cuerpo le cuesta más absorber, por lo que podrían no aprovecharse. Esto no quiere decir que sean peligrosos per sé, pero muchas mujeres creen que por tomarlos ya pueden «comer sin preocuparse» porque les da una falsa sensación de seguridad. Y esto sí que es peligroso.

      Espero escribir un artículo dentro de poco tratando esto más al detalle.

      ¡Un saludo!

      Responder
  12. Hola! Me parece muy buen artículo y muy necesario, mi pregunta es que leche me recomiendas beber? Yo he estado bebiendo leche de soja diariamente . Pero no quiero volver a beber leche de vaca.
    Muchas gracias

    Responder
    • ¡Hola!

      Pues podrías tomar leches vegetales, como de avena o de almendra, sin azúcar si es posible. Eso sí, no son tan nutritivas como la de vaca, por eso algunas las enriquecen. La leche de coco también sería buena opción.

      ¡Un saludo!

      Responder
  13. Hola Albert, muchas gracias por tu información.

    Sin duda desde que sé que estoy embarazada he leído mucho y hay mil consejos e informaciones contradictorias, incluso entre personal sanitario.

    Una de las cosas que me preocupa en cuanto a alimentación es el tema de congelar carnes y pescados crudos. Se supone que las bacterias se matan con el frío, entiendo que eso hace que, por ejemplo, pueda comerme una hamburguesa poco hecha o un filete poco hecho si estos han sido previamente congelados. O podría comerme un tratar de salmón o atún si estoy segura de que ha sido congelado como se debe.
    ¿Esto es así seguro?

    Por otra parte, mi matrona me dijo que no podía comer salmón ahumado ni habiendo sido congelado, pero según la matrona de mi hermana no hay ningún problema en comerlo. En fin, me encanta el salmón ahumado pero con tanta historias contradictorias he preferido abstenerme.
    (Pero he visto en el artículo que escribiste de la diabetes gestacional y propones un rollito de salmón ahumado)

    Y, por último, en cuanto a los cereales refinados, ¿habría un mejor opción entre los cereales para comer una tostada por las mañanas?

    Muchas gracias por leer mis dudas.

    Responder
    • Hola Carmen,

      ¿Qué tal estás? Te respondo por partes:

      – El tema de las bacterias es que hay muchas que son potencialmente peligrosas (listeria, toxoplasma, anisakis…). El anisakis, por ejemplo, suele estar en el pescado crudo y se puede combatir con el congelado. Aunque prácticamente todas son vulnerables al cocinado. Es decir, si cocinas bien los alimentos, no debería haber problema. Pero claro, alimentos crudos como salmón, jamón serrano o marisco, hay que congelarlo previamente varios días. El salmón es un súper alimento y no deberías tener problemas si lo congelas previamente si es ahumado o cocinarlo si es en filete.

      – En cuanto a los cereales refinados, hay algunos que no son tan problemáticos. El pan de espelta integral, trigo sarraceno o kamut tienen un impacto menor en la insulina. También puedes probar a hacerte algún tipo de pan de avena o harina de almendra. Si buscas encontrarás muchas recetas 😉 Dicho esto, tampoco te preocupes si solo tomas una tostada de pan de trigo al día y el resto de comidas las haces más o menos bien.

      Espero haberte ayudado. ¡Un abrazo!

      Responder
  14. Buenas, gracias por el articulo. Uno pregunta, si la salsa de soja es 100% fermentacion natural se puede tomar? Por ejemplo 1 vez a la semana? O la recomendación continuria siendo que no?

    Responder
    • ¡Hola Claudia!

      A priori si lo tomas 1 vez por semana no lo vería problema, pero trataría de hablar estos temas con la persona que te esté llevando tu embarazo.

      ¡Un saludo!

      Responder
  15. Buenas tardes Albert!

    Muchas gracias por compartir información tan valíosa. Tus recomendaciones coinciden muy bien con las recomendaciones de Lily Nichols, una nutricionista que escribe sobre la nutrición durante el embarazo y la necesidad de actualizar las recomendaciones y los conocimientos entre los médicos en muchos países. Mi pareja y yo nos hemos comenzado recientemente a intentar, y yo a mejorar mi dieta. Al leer su libro he llegado a entender bien el valor de tomar productos lactéos y comer huevos de manera regular, pero tengo intolerancia a los dos. Tampoco puedo comer cereales (menos avena sin gluten).

    De momento estoy buscando alternativas saludables pero me cuesta encontrar la manera de conseguir todos los nutrientes importantes de manera natural. ¿Tu lo ves posible? ¿Qué tipo de comida recomendarías en ese caso?

    Si no, ¿que suplementos debería proponer al hablar con mi médica

    (De momento solo me ha recomendado, en una llamada muy corta y con mucha prisa, tomar solamente ácido fólico. No se ha informado sobre mi salud, intolerancias etc. por lo cual no conoce mi situación. De momento tomo solamente folato. Me hice algunas pruebas en un laboratorio privado en Septiembre y tenía baja la vitamina D y ALA. Desde entonces como más pescado, semillas con omega 3 y salgo al sol. Me preocupa también la colina, ya que no se suele considerar por muchos médicos, pero es muy importante.)

    Muchas gracias por tu tiempo y ayuda!
    Saludos,
    Mari

    Responder
    • Hola Mari,

      Muchas gracias por tus palabras. Conozco a Lily Nichols y he leído su libro. Coincido con la mayoría de cosas que comenta y además me gusta que apoya sus argumentaciones con estudios.

      En cuanto a tu caso, los lácteos no me parecen un problema grave, puedes suplir sus nutrientes con otros alimentos (eso sí, asegúrate de tomar sal yodada, ya que la mayoría de lácteos que tomamos tienen yodo y tú no lo estarías consumiendo).

      Referente a los huevos, me informaría sobre el tipo de intolerancia, por si pudieras tomar la yema (en la yema se encuentran la mayoría de nutrientes). ¿Dónde puedes encontrar la colina? En el hígado de pollo (tomando pequeñas cantidades cada 1 o 2 semanas), en el salmón o en el brócoli, entre otros.

      En cuanto a suplementar, es un tema con mucha controversia, pero yo sí que lo haría con folato, no ácido fólico. En este artículo hablo más sobre el tema. Si tomas bastante el sol, tal vez podrías prescindir de la vitamina D, aunque es un suplemento bastante seguro y podría merecer la pena suplementar con 1.500-2.000 UI diarias.

      Pero siempre tratar de buscar consenso con tu médico.

      ¡Un saludo!

      Responder
  16. Hola Albert, no sé cómo he llegado aquí pero me ha resultado muy interesante todo lo que cuentas y me he leído las consultas anteriores. Yo estoy en el primer trimestre, todavía es muy pronto, pero claro, estoy informándome ensenguida de lo que puedo o no comer hasta que tenga mi primera visita con el médico.
    Suelo desayunar leche sin lactosa con granos de avena, como gachas, mezclado con agua y fruta, y una taza de café. Los lácteos pasteurizdos, pero la leche de coco o de avena tienen alguna indicación especial a tener en cuenta? Intento que los yogures sean bajos en grasa o sin lactosa o de avena, compro en la medida que puedo, en tiendas ecológicas y voy comparando el nivel de azúcares de las etiquetas. Me gusta mucho la leche, pero muchas veces me produce una digestión pesada, por eso pruebo alternativas como sin lactosa, desnatado, con baja grasa…
    -El queso lo he dejado hasta saber qué tipo puedo comer y el embutido…sólo jamón york curado verdad? Embutido ahumado podría tomar?
    – La pasta…si és de otro cereal, cómo arroz por ejemplo..tiene el mismo problema? Tenemos siempre que comprobar el tema de la harina de trigo refinada, cierto? Por último, no lo había pensado, pero hay platos en los que se añade un chorrito de alcohol, ya sea un pastel o un cocido, eso se debe evitar también?
    Vivo en Polonia y uno de los cereales que más se consume es el trigo sarraceno, aquí lo llaman kasza y es muy nutritivo, pero desconozco si puede tener trazas de harina de trigo refinada, por lo que seguramente lo mejor es consumir grano de tiendas naturales o ecológicas, no la de los supermercados verdad?

    Muchas gracias!

    Responder
    • ¡Hola Victoria! En primer lugar, enhorabuena por tu embarazo 🙂 Te respondo por partes:

      – Leche de coco y avena. En principio la precaución que seguiría es ver el contenido de azúcar que tienen estas bebidas. En algunos casos, suelen añadir buena cantidad de azúcar extra.
      – En cuanto a los yogures: te diría que no es necesario que sean light, a no ser que quieras restringir calorías por algún motivo concreto.
      – En cuanto al embutido: la precaución es que haya estado previamente cocinado o congelado. Es decir, jamón cocido no tiene problema, pero sí lo tendría el serrano (a no ser que lo congeles). El resto de embutido lo mismo, si no han sido cocinados hay que tener precaución. El ahumado no es suficiente, te recomiendo que lo congeles unos días antes de consumirlo. Y queso debería ser pasteurizado, eso lo suele poner la etiqueta 😉
      – La pasta de arroz mucho mejor que la de trigo blanco. En caso del arroz, que no sea integral no es tan problemático. Y el trigo sarraceno que comentas mucho mejor, nosotros compramos un tipo de pasta hecha de sarraceno y, aunque no es barato y la textura es algo más gelatinosa, no está nada mal, jeje. Si no tienes algún tipo de intolerancia al gluten, no me preocuparía de las posibles trazas.

      Espero haberte ayudado. ¡Un saludo!

      Responder
  17. Hola Albert, genial tu artículo pero al leer lo de la soja me he quedado sin palabras. Llevo dos semanas tomando un complemento especifico para el embarazo (ácido folico,hierro, zinc,yodo, vitaminas….) y para mi disgusto lleva también soja. Como es posible que no sea recomendable y este presente precisamente en algo para el embarazo. Donna plus embarazo.

    Responder
    • Hola Cristina,

      Acabo de ver tu suplemento y lo que tiene es lecitina de soja. Esto suele añadirse como aditivo de muchas comidas y suplementos para facilitar la mezcla con otras sustancias.

      Aunque es cierto que se extrae de la soja, no es soja como tal, así que no deberías preocuparte, y más teniendo en cuenta que la dosis que lleva será muy pequeña.

      ¡Un abrazo!

      Responder
      • Muchas gracias Albert. Estuve viendo otros complementos similares y todos lo llevan . Me quedo mucho más tranquila. Muchas gracias y felicidades por tu artículo . Muy bueno, aclaratorio y completo .

        Responder
  18. Muy interesante tú artículo, me sirvió de mucha ayuda para un trabajo investigativo de la Universidad. Muchas gracias

    Responder
  19. Hola Albert, en primer lugar darte la enhorabuena y las gracias por toda la información tan valiosa que aportas, te acabo de conocer y me quedaré por aquí. Es brutal la cantidad de artículos, todos interesantes que hay. Estoy embarazada la primera vez y como todas, no paro de leer porque a veces no te dan toda la información que quisieras. Me surgen varias dudas. Por si me las puedes resolver, por favor. 1.Intentaré de limitar, por lo que he leído, el consumo de pasta (tanto blanca, más veces, como integral de trigo) y arroz blanco, siempre he hecho mucho deporte y necesitaba de ese aporte extra, además, me encanta. He leído de todas formas, a ver si me lo puedes corroborar, que sí se consumen con proteínas, por ejemplo pasta con pollo, se reduce el índice glucémico? 2. Las verduras o frutas que no se van a cocinar, solo con lavarlas bien con abundante agua ya es suficiente o es obligatoriamente usar algún tipo de desinfectante específico para alimentos? 3. ¿Qué tal el yogur de soja, tipo Alpro? Lo suelo consumir a veces, no sé si es conveniente después de leerte. 4. Me encanta el yogur y lo suelo tomar griego natural, el caso es que algunos, en sus ingredientes, indican que están hechos con leche pasteurizada y otros con leche desnatada, entiendo que ambos se pueden consumir, aunque no se especifique lo de pasteurizada?5. Por último, las raciones diarias aconsejadas de hidratos, proteínas, lácteos etc . Cuál sería la ideal?? Yo suelo comer bien, me refiero a que evito los ultraprocesados de siempre, no solo ahora, pero creo que me paso con las raciones, mi imc es normal, ahora en el embarazo también compagino con deporte adaptado. Muchísimas gracias por todo, como he dicho arriba, me quedo por aquí, que tengo mucho que leer y aprender. Gracias por los regalos al unirnos, aportan mucha información muy importante. Un saludo.

    Responder
    • Hola María, gracias por tus palabras. Te respondo a tus puntos:

      1. Si eres una persona deportista, no veo problema en incluir un poco más de cereales de calidad en tu dieta. El problema es que, basándose en las recomendaciones oficiales, muchas embarazadas (y personas en general) consumen cereales refinados en exceso. Y puestos a elegir, mucho mejor el arroz que el trigo refinado. Así que, como te digo, no te preocupes en exceso si añades suficiente proteína y grasa a tus comidas.

      2. En principio así debería ser suficiente, pero estaría todavía mejor si se añade un poco de vinagre.

      3. A priori no veo problema si de vez en cuando comes un yogur de soja. Ahora, sí que trataría de buscar otra opción si es algo que comes varias veces al día.

      4. Sería raro que un yougur no estuviera pasteurizado, la mayoría lo están. Aunque si lo especifica en la etiqueta, pues mejor 🙂

      5. En cuanto a la distribución de macros, en cada fase de embarazo se podría afinar, pero me parece una buena aproximación un 40% de CH, un 30% de protes y un 30% de grasas. Como dices, basado en comida real y tratando de evitar utraprocesados y los alimentos más problemáticos que vemos en el artículo.

      Espero haberte ayudado. ¡Un saludo!

      Responder
  20. Hola Albert, muchas gracias por este artículo tan bueno. Estoy embarazada, tengo diabetes gestacional y la dieta que me han dado en el hospital, sinceramente es una vergüenza, no hace falta ser una erudita para saber que la galletas tipo María no son buenas y menos si padeces diabetes… Es mi segundo embarazo con diabetes. En el primero tenía tanta hambre, todo me sabía tan rico (incluso lo que no me gusta normalmente) que comía de todo y mucho. Lo prohibido y lo permitido. El niño salió genial.

    Con este embarazo no tengo esas ganas de comer, ni de lejos. De hecho, estoy continuando con mi dieta normal: tengo el hígado graso, soy intolerante a los hidratos de carbono y no tomo cereales, pero de ningún tipo. Sí tomo patatas y legumbres, de hecho como más de lo que me permiten y no me sube el azúcar. Tomo pan de trigo sarraceno o tostado de trigo sarraceno. Pero cero arroz o trigo. ¿Hago mal? ¿Le puede pasar algo al bebé? En el hospital no lo pregunto porque es público y no atienden a razones ni circunstancias personales de cada uno. No sé dónde acudir, tampoco quiero escuchar lo que quiero oír. Realmente necesito un experto que me diga si hago bien o mal. Muchísimas gracias y si pasas consulta por favor, dame los datos.

    Responder
    • Hola Guadalupe,

      En primer lugar, ánimo con tu diabetes. Publiqué este artículo con ejemplos de comidas para Diabetes Gestacional en otro Blog. Creo que te puede resultar útil.

      Pues sí, una vergüenza lo de las galletas María. Y la mayoría de estas dietas están hechas por profesionales de la nutrición…

      No acabo de entender lo que comentas de tu intolerancia a los HC, porque la patata y las legumbres los contienen en su gran mayoría y dices que te sientan bien, incluso, que no te sube el azúcar. A priori, con diabetes gestacional se deberían restringir los HC. En su lugar, priorizaría el consumo de grasas (aguacate, pescados grasos, frutos secos, quesos…) y proteínas (huevos, carnes, pescados…).

      Yo no ofrezco servicios de consultoría, pero infórmate para dar con un profesional sobre el tema que esté actualizado (no es fácil encontrarlos, pero los hay).

      ¡Un abrazo!

      Responder
  21. Hola Albert,

    Gracias por el artículo. Un apunte: la información que das sobre la soja NO es correcta. Los antinutrientes que tiene la soja, al igual que los que tienen otras legumbres, se eliminan con el procesado necesario para producir los alimentos (con un simple remojado ya se eliminan gran parte de los antinutrientes). Por lo tanto, eso no es algo que deba preocupar a nadie.

    Por otra parte, en cuanto a la soja transgénica y el glifosato. Al menos en la Unión Europea, la mayor parte de los productos de soja para alimentación humana que podemos encontrar en los supermercados NO son transgénicos. Si lo fuesen, lo tendría que especificar en el paquete. Os animo a consultar a ver cuántos productos de soja transgénica encontráis en el supermercado (igual los hay. En mi caso, no he sido capaz de encontrarlos)

    También he leído en alguna respuesta que dabas más arriba que aconsejabas a una vegetariana incorporar 3 huevos al día para obtener omega 3 y proteínas de calidad. El omega 3 se encuentra también en fuentes vegetales, como las nueces, semillas de lino, semillas de chía o aceite de lino. En cuanto a las proteínas «de calidad», entiendo que te refieres al antiguo concepto de que «contienen todos los aminoácidos esenciales». Muchas fuentes vegetales de proteínas contienen todos los aminoácidos esenciales, como la propia soja, los garbanzos o las alubias. Pero incluso las que no contienen todos los aminoácidos, son proteínas de «calidad». Lo único que hace falta para disponer de todos los aminoácidos es llevar una alimentación variada. Por ejemplo, si comes tostadas de pan integral para el desayuno, y a medio día una ensalada con legumbres, ya tienes todos los aminoácidos.

    Perdona que me meta a puntualizar y poner pegas, pero me parece importante dar una información veraz, y creo que en este artículo y en los comentarios, estás ofreciendo una idea errónea sobre las dietas veganas. Como afirman los organismos oficiales más importantes del mundo desde hace ya muchos años, no solo es que las dietas veganas sean perfectamente saludables para salud (si están bien planificadas, como cualquier otra dieta), durante todas las etapas de la vida, incluido el embarazo, sino que, de hecho, presentan beneficios sobre la salud. En concreto, menos cáncer, menos enfermedades coronarias (primeras causas de muerte en España), y menos diabetes tipo 2 (hasta un 14% de la población española tiene diabetes tipo 2).

    Si alguna mujer embarazada quiere seguir una dieta basada en vegetales y le surgen dudas, es tan simple como acudir a un nutricionista FORMADO (la mayoría de profesionales sanitarios no están formados en veganismo). Por ejemplo, aquí en España, Centro Aleris o Cristina Santiago, entre otros.

    Por terminar, en mi caso llevo 7 años siendo vegana y dos embarazos 100% veganos en los que no he tenido absolutamente ningún problema de salud (estoy en medio del segundo). Eso sí, como en cualquier otro tipo de dieta, hay que prestar atención a cubrir todas las necesidades de nutrientes, por supuesto.

    Un saludo,

    Responder
    • Buenas Marta,

      Gracias por comentar y dar tu punto de vista. Está genial que intercambiemos impresiones de forma respetuosa y argumentada 🙂

      Te respondo por partes:

      1. Tema soja.
      Los productos basados en soja fermentados, como el miso, el natto, la salsa de soja y el tempeh, son algunos de los pocos alimentos de soja que se fermentan el tiempo suficiente para reducir significativamente el ácido fítico (que entorpece la absorción de nutrientes). Sin embargo, la mayoría de la soja que consumimos se procesa mediante métodos modernos que no reducen los niveles de ácido fítico, como la harina de soja y los aislados de proteína de soja (que se encuentran en batidos de proteínas, barras, hamburguesas vegetarianas, sustitutos de la carne, tortillas bajas en carbohidratos/panes y muchos otros alimentos). Además de esto, está el problema de la inhibición de la tipsina que comento en el artículo.

      En cuanto a los cultivos transgénicos, es cierto que los datos que he revisado hacen alusión a USA. Aún así, a pesar de que la de la UE no fuera transgénica, no sería de extrañar que usaran glifosato también…

      Además del problema de los pesticidas, la soja también puede contaminarse con aluminio, un metal peligroso durante el embarazo.

      En resumen, y como digo en el artículo, yo sería cauto con la soja. No creo que sea problemático tomar productos fermentados como los que decía, pero creo que no merece la pena exponerse a otros derivados habiendo indicios de posibles problemas. Y esto no es algo que crea yo, nutricionistas reconocidas como Lily Nichols también alertan de los problemas de la soja (detalle).

      2. En cuanto a las proteínas de calidad.
      La calidad de las proteínas no solo se mide por sus aminoácidos. Este sería un factor. Pero luego tenemos la digestibilidad (que tu cuerpo la absorba) y la densidad proteica. Es decir, es posible que algún alimento tenga muy buen perfil de aminoácidos, que se absorba bien por tu cuerpo pero que necesites comer grandes dosis para llegar a una cantidad de proteína razonable. Por ejemplo, los tubérculos cumplen los 2 puntos anteriores pero tienen un porcentaje relativamente bajo de proteína, por lo que no podrían ser considerados alimentos “referencia” en cuanto a proteína.

      3. Omega 3.
      No todos los ácidos grasos Omega 3 son iguales y el DHA es especialmente importante en el embarazo. Hay tres tipos principales:
      – EPA y DHA. Son los formatos que podemos usar. Se encuentran en el pescado (graso por lo general), y en menor medida en carnes, huevos y lácteos.
      – ALA. Es el Omega 3 presente en alimentos vegetales (linaza, semillas de chia, frutos secos…). El «problema» es que nuestro cuerpo no puede sintetizarlo directamente, sino que antes lo ha de convertir en EPA y DHA.
      La pega con esta segunda opción es que pasar de ALA a EPA y DHA es muy ineficiente, generalmente 5-10% (ver), y depende además de tus genes. Además, dado que se utilizan las mismas enzimas para convertir Omega 6 (de ácido linoleico a ácido araquidónico), un aumento en la ingesta de Omega 6 (ácido linoleico) reduce hasta la mitad la conversión de ALA a EPA/DHA (ver).

      4. Dietas veganas.
      Estoy de acuerdo en que, bien planificadas, pueden ser opciones perfectamente válidas, aunque habría que tener en cuenta suplementación B12 y algunas otras cosas. El problema, como dices, es que tenemos que estar bien informados o asesorados para no tener deficiencias, y más en el embarazo. En lo que no estoy de acuerdo es en que, comparada con una dieta omnívora, tenga más beneficios para la salud. Los estudios que apuntan esto suelen pecar del «sesgo de usuario saludable», que quiere decir que las personas veganas suelen tener mejores hábitos: fuman menos, son menos sedentarias, cuidan más su alimentación etc. etc. Es decir, no sería la dieta vegana la responsable de su mejor salud, sino todo lo demás, ya que las personas omnívoras suelen tener peores hábitos. Pero, a igualdad de condiciones (usuarios con los mismos hábitos de vida), la dieta vegana/vegetariana difícilmente será mejor que una omnívora.

      Bueno, siento el tocho, jeje. Encantado de intercambiar impresiones.
      ¡Un saludo!

      Responder
  22. Gracias por el artículo,
    Tengo algunas dudas alimentarias.
    -en cuanto a la soja, no se puede comer ni en salsa de soja tipo oriental, ni en yogures?
    -Se pueden comer edamames? los que solía comer venían congelados (mercadona) y los cuezo en agua y les añado especias. pero ahora ya no se si puedo o no.
    -en cuanto al marisco, se pueden comer cocidos (pero bien cocidos), eso me queda claro. Pero en conserva no? tipo mejillones en conserva?
    -se pueden comer gyozas de pollo? también son de tipo oriental.
    -y por ultimo, nuestra querida tortilla de patata, se puede pero bien cuajado el huevo verdad?

    muchas gracias

    Responder
  23. Buenas días,
    Comí un dia un tacó de soja texturizada. Nunca la como, despues de leer tu articulo me he quedado intranquila. Supongo que por comerlo un dia no pasa nada verdad? Es si comes soja de manera habitual…
    muchas gracias !!!!

    Responder
    • ¡Buenas Gloria!

      Si es algo puntual, no tienes de qué preocuparte. Todo lo que comento sobre la soja es teniendo en cuenta que forma parte habitual de tu dieta. En caso de que la consumas, idealmente hazlo a base de productos fermentados como el miso, el natto, la salsa de soja o el tempeh.

      ¡Un saludo!

      Responder

Deja un comentario

Responsable: Albert Aguilar, siendo la Finalidad; envío gratuito de nuevos artículos y guías. La Legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en plataformas de email marketing de ActiveCampaing. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos a través del mail que recibirás. Para más información consulta la Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos Relacionados