El estímulo que debes conocer en el embarazo para mejorar la salud de tus hijos

El embarazo puede entenderse como un periodo pasivo hasta que nace el bebé. No cabe más que hacer reposo y esperar. Pero debes saber que los estímulos que recibirá el feto pueden cambiar la salud del futuro niño. 

Existen diversos estímulos para relacionarse con el bebé en formación. En este artículo nos centraremos en los gustativos y veremos por qué es tan importante la alimentación durante el embarazo y la lactancia para “programar” su salud para siempre.

 

 El sistema de alimentación del feto

Tras finalizar la etapa embrionaria, la etapa fetal comienza a partir del segundo mes de gestación. El feto recibe la mayor parte de nutrientes y oxígeno a través del cordón umbilical, y la placenta hace de interfaz con la madre:

Unión madre-hijo a través del cordón umbilical. Fuente: https://sites.duke.edu

 

La placenta también hace de filtro, bloqueando el paso de potenciales peligros para el feto. Pero no es infalible. Es incapaz de eliminar ciertas sustancias tóxicas como el tabaco o el alcohol, las cuales pueden ocasionar graves enfermedades al feto, como incrementar el riesgo de cáncer, enfermedad cardiovascular y enfermedades cerebrales (estudioestudio). Si quieres quedarte embarazada y fumas o bebes algo de alcohol, es momento de dejarlo.

Mediante la placenta y el cordón, el feto dispone de un mecanismo directo de abastecimiento para no preocuparse por digerir ni saborear alimentos. Sin embargo, sabemos que desarrolla cierta predisposición a alimentos que ha ingerido la madre. ¿Qué está ocurriendo?

 

 El Líquido Amniótico. La primera experiencia culinaria del feto

Durante el embarazo, el feto está sumergido en líquido amniótico. El líquido amniótico no es un fluido estático. Va variando su estructura a lo largo del embarazo. Los avances en medicina de los últimos años han permitido conocer la salud del feto y posibles patologías futuras a través de su composición.

Anteriormente se pensaba que no tenía ninguna función más allá de ser el residuo de la orina fetal. Hoy sabemos que su papel es crucial:

    • Rol nutritivo: supone un 15% de los requerimientos nutricionales del feto (estudio). Contiene proteínas, enzimas, carbohidratos, lípidos etc. Como buena bebida energética, es rico en taurina :).
    • Rol protector: amortigua movimientos bruscos, evitando posibles malformaciones. Contiene elementos antibacterianos para proteger al bebé de posibles infecciones (estudio).
    • Desarrollo del tracto gastrointestinal: el líquido amniótico es el primer compuesto que nuestro sistema digestivo procesa y ayuda a la maduración del intestino (estudio).

Relación del feto con el líquido amniótico. Fuente: Amniotic Fluid: Not Just Fetal Urine Anymore

 

A las 12 semanas, el feto comienza a tragar líquido amniótico. También penetra en menor medida a través de su piel o del cordón umbilical. Y partir de la semana 13, el feto tiene desarrolladas las papilas gustativas y el sistema digestivo completo. Pero, hasta hace unos años, se desconocía si el líquido amniótico podía cambiar su olor o sabor. Hasta que se llevó a cabo este experimento:

Se tomaron 10 muestras de líquido amniótico de mujeres embarazadas. 45 minutos antes de la extracción, 5 mujeres ingirieron pastillas placebo y las otras 5 pastillas de ajo. Las muestras de líquido amniótico de las madres que habían ingerido las pastillas de ajo fueron evaluadas y desprendían un intenso olor comparadas con el grupo de control.

La conclusión del estudio es que existe una relación entre lo que ingiere la madre y el sabor del líquido amniótico que el feto traga. Pero, ¿tiene esto algún impacto sobre las preferencias del propio niño al nacer? Parece que sí.

 

 Zanahoria que pasa de madres a hijos

En este experimento, un grupo de futuras madres tomaron agua o zumo de zanahoria durante 3 semanas en el último trimestre de embarazo. También durante los primeros 2 meses de lactancia.

zanahoria alimentacion embarazo

El objetivo era averiguar si lo que ingiere la madre condiciona las preferencias del niño. Se formaron 3 grupos:

  • Grupo 1: toman zumo de zanahoria durante el embarazo y agua en la lactancia.
  • Grupo 2: toman agua durante el embarazo y zumo de zanahoria durante la lactancia.
  • Grupo 3: grupo control. Toman siempre agua.

Una vez los niños empezaron con la alimentación complementaria, se alternó el consumo de cereales normales con cereales mezclados con zumo de zanahoria. Se evaluaron diversos factores para explorar preferencias entre los grupos, como la cantidad de la ingesta.

Los niños del grupo de las madres que tomaron zanahoria (en el embarazo o la lactancia) consumieron casi el doble de cereales con tal sabor, comparado con el grupo de niños cuyas madres consumieron agua.

Los resultados apuntan una clara predisposición de los bebés a los sabores que la madre tomó durante el embarazo y en el periodo de lactancia. La hipótesis se ve reforzada si analizamos experimentos previos con animales (estudio, estudio), cuyas conclusiones son coincidentes.

Esta información que fluye de madres a hijos tiene un sentido evolutivo: informar de la disponibilidad de alimentos en el entorno. Por este motivo algunos niños nacen tolerando el picante o sabores amargos de diferentes culturas. La madre les ha entrenado para lo que se van a encontrar.

 

 Por qué mejorar tu alimentación durante el embarazo y lactancia

Ya sabemos que la alimentación materna (en el embarazo y lactancia) influye en las preferencias del niño. Pero todavía hay más. Puede sentar las bases de la preferencia en la infancia e incluso en la edad adulta (estudio,estudio).

Los niños prefieren sabores dulces/salados frente a los amargos/agrios (estudio). Estos últimos están asociados a verduras crucíferas (brócoli, rúcula, coles etc.), lo cual explica que muchos niños sientan rechazo hacia ellas. Existe una correlación entre menor tolerancia al sabor amargo y obesidad (estudio). Por suerte, la predisposición genética puede cambiarse con la exposición temprana a tales alimentos.

En este completo ensayo clínico en el que participaron 340 madres y sus hijos, se confirmaron los beneficios de la exposición temprana. El estudio concluye que aumentar la ingesta de verduras y frutas a la edad de 14 meses contribuye a una mayor ingesta a los 4 años de edad.

La leche de fórmula se utiliza en algunos experimentos para variar los sabores de forma controlada. Esta revisión apunta que es posible cambiar las preferencias ante sabores desagradables (ácido/agrio) para bebés menores de 3-4 meses. En cambio, para bebés de más de 5-6 meses, ya es demasiado tarde para revertir su rechazo si no han sido expuestos con anterioridad.

Por último, un motivo más para no perder de vista tus hábitos saludables: los niños observan los hábitos de sus referentes y los imitan. Esto incluye la alimentación (estudio).

 

 ¿Qué quiere decir comer sano? 

El mejor regalo que puedes ofrecer a tus hijos es una buena salud. El problema es que “comer sano” se ha convertido en un concepto confuso.

Comer sano debería referirse a comer alimentos naturales, con una densidad nutricional suficiente y a los que estemos bien adaptados. Aplicando estos criterios, algunos grupos de alimentos recomendados podrían ser: huevos, verduras, frutas, carnes y pescados.

dieta para embarazadas

Los niños tienen predisposición a tomar alimentos de alta densidad energética (estudio). El sentido evolutivo era reconocer los alimentos más calóricos, ya que maximizaban sus opciones de supervivencia. Hace miles de años, el acceso a estos alimentos era limitado. Hoy, la abundancia de alimentos procesados hipercalóricos y bajos en nutrientes hace que esa característica juegue en su contra.

Su predilección por alimentos más calóricos tiene un problema: puede desplazar otros alimentos muy recomendables, como las verduras. Las verduras son alimentos de alta densidad nutricional pero de baja densidad energética. La exposición temprana a estos alimentos es clave para modelar los gustos de los niños y evitar futuro rechazo.

La ingesta de verduras en las proporciones adecuadas está asociada con menor riesgo de enfermedad cardiovascular (estudio) y cáncer colorrectal (estudio). De ahí la importancia de consumirlas abundantemente y lo antes posible.

Nota: los datos de consumo de frutas y verduras son alarmantes. Estamos muy lejos de llegar a las recomendaciones oficiales (detalle), con el riesgo para la salud que esto conlleva.

Tal vez la verdura no te apasiona porque no estuviste expuesto en edad temprana. Pero está en tus manos cambiar el destino de tus hijos.

 

 Conclusión

Las preferencias en la dieta de la madre durante el embarazo y la lactancia se transfieren a sus hijos por el líquido amniótico y la leche materna. Como resumen, deberías quedarte con estas ideas:

  • Durante el embarazo y para bebés menores de 3-4 meses que tomen pecho, incorpora en tu dieta mucha diversidad de alimentos saludables (naturales y altos en nutrientes). Esta exposición temprana puede sentar las bases de las preferencias en la infancia y edad adulta.
  • Priorizar alimentos cuyo sabor es problemático (como las verduras crucíferas) puede facilitar la adaptación futura de los niños. El consumo adecuado de verduras está asociado con menores riesgos de enfermedades como obesidad, diabetes y ciertos tipos de cáncer.
  • Un buen punto de partida sería comer muchas más verduras y frutas y eliminar de la dieta los productos procesados.

Por último, puede que los buenos hábitos alimenticios no sean una constante en tu vida. Pero qué mejor motivo que la futura salud de tu hijo para cambiarlos.

¡Que la motivación de mejorar la salud de tu hijo te empuje a mejorar la tuya!


 

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Únete GRATIS a más de 3.000 rebeldes y consigue ahora:

>> Ebook "7 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

Rebélate ahora

y recibe GRATIS el ebook: 


Artículos

4 Comentarios

  1. Enrique

    Interesantísimo artículo y muy útil. Me ha encantado la perspectiva desde la que está redactado. A tener en cuenta! Un saludo!

    Responder
    • Albert

      ¡Muchas gracias Enrique!

      Responder
  2. Abel Lasobras Idoipe

    Por un momento pensé que estaba en fitnessrevolucionario.com jajaja. No te lo tomes como una crítica más bien es un alago. Pero desde el aspecto de la web hasta el libro virtual, me siento como si estuviese ahi. Muy buen articulo me guardo el nombre del blog para dentro de unos años cuando me toque, tiene pintaza.

    Responder
    • Albert

      Gracias Abel, para mí es un alago 🙂 También sigo fitnessrevolucionario y me identifico con su filosofía científica y evolutiva

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies