[GUÍA] Material de apoyo a la lactancia materna

La lactancia materna está en auge. Todos los organismos oficiales coinciden en su importancia. Sin embargo, todavía son muchas las madres que la abandonan pasados los 6 primeros meses (detalle).

En nuestra sociedad occidental, estamos más acostumbrados a ver a una mujer dando el biberón que el pecho. Y eso es un problema. Los bebés maman de forma instintiva, pero las madres aprenden a dar el pecho viendo a otras mujeres hacerlo. Sumado a esto, el corto periodo de baja maternal no ayuda a que la lactancia se prolongue más de 4-6 meses.

El éxito de lactancia depende, en buena medida, de tu conocimiento o de que tengas a tu alrededor profesionales actualizados. En este segundo caso, ellos serán los que te enseñen las mejores posiciones para dar el pecho y los que te asistan en caso de dudas o dificultades.

Además del asesoramiento que recibas, algunos elementos te pueden facilitar la lactancia en un momento dado o ayudarte si surge alguna complicación. En este artículo repasaremos los más usados y veremos cuál es su función. 

¡Empecemos!

 

 

 Pezoneras

Si tienes irritación o grietas en el pezón y estás pensando en abandonar la lactancia, las pezoneras te pueden ser de ayuda. De hecho, algunas madres aseguran que las pezoneras les han salvado la lactancia (detalle). Algo importante: úsalas en caso de dolencia, no para prevenirla.

La irritación o las grietas en el pezón suelen producirse los primeros días por un mal agarre. Lo primero es corregir el agarre (pide ayuda), notarás alivio al instante. Si, a pesar de todo, el dolor persiste, las pezoneras pueden ser útiles.

Se recomienda que te las quites en cuanto los dolores desaparezcan ya que podrían interferir con la lactancia. De igual forma, si las pezoneras no alivian considerablemente tus dolores, no tiene sentido que sigas usándolas.

Si quieres comprar unas, fíjate en las tallas para que se adapten al tamaño de tu pezónEstas son una buena opción y disponen de 3 tallas diferentes.

pezonerasEn nuestro caso particular, Dani estuvo los primeros días casi 24 horas “enganchado” al pecho. Eso hizo que a la mamá se le irritaran considerablemente los pezones. Las pezoneras le permitieron continuar con la lactancia, aunque seguía teniendo dolores. A los pocos días, las dolencias remitieron, se las quitó y nuestro hijo siguió mamando normalmente.

 

 Conchas protectoras de pezón

En caso de grietas o pezones irritados, las conchas protectoras evitan el contacto con la ropa. Es decir, permiten que el pezón esté ventilado sin que el tejido del sujetador o de la ropa entren en contacto con el propio pezón.

protectores de pezon

Algunas madres también se colocan una cocha en el pezón que está libre para recoger la leche que gotea mientras el bebé mama. Después, la depositan en un recipiente para conservarla y que el bebé la tome en otro momento.

Lo mejor para las grietas es que dejes los pezones secos y al aire libre, nada de cremas hidratantes (detalle). Sin embargo, en caso de que tengas que vestirte, unas conchas protectoras (como estas) te pueden venir muy bien.

Otra opción que parece dar buen resultado para las grietas son los parches de hidrogel (como estos). El problema es que son bastante caros, por eso te recomiendo que los cortes con las tijeras en trozos más pequeños.

 

 Discos de lactancia

También son conocidos como discos absorbentes de lactancia. Se colocan en contacto con los pechos para que absorban el excedente de leche que estos producen. Los más usados son desechables, aunque también los hay de tela:

Discos de lactancia

Los pechos tienen un mecanismo de evacuación de leche:

  • Cuando el bebé no mama, los pechos gotean para evitar una acumulación excesiva.
  • Cuando el bebé está mamando, el cuerpo envía una señal de “aumentar la producción de leche” a los dos pechos por igual. Para evitar que el otro pecho acumule leche, se produce un goteo.

En ambos casos, se usan discos de lactancia para evitar que la leche sobrante manche la ropa.

Unos discos de lactancia desechables pueden ser estos. Los encontrarás en cualquier supermercado. Si optas por discos de tela, tienes este modelo, más agradables al tacto y lavables.

 

 Sujetador de lactancia

Son sujetadores con aberturas frontales para poder dar el pecho cómodamente. Se recomienda que no lleven costuras ni aros y que las fibras sean lo más naturales posible.

Un ejemplo puede ser este pack de 3 sujetadores. Si también quieres camisetas que faciliten la lactancia, puedes echar un ojo a la ropa de lactancia más vendida.

pack de 3 sujetadores lactancia

 

 

 

 Cojín de lactancia

No es, ni mucho menos, imprescindible y está sujeto a cierta controversia.

Algunas madres creen que puede contribuir a adoptar posturas de lactancia antinaturales. Otras, en cambio, creen que es un complemento muy útil durante el parto o postparto pero no encuentran ninguna ventaja en la lactancia. Y las hay que piensan que el cojín es un complemento necesario en todas las etapas.

Aunque los hay de muchos tipos y formas, los cojines de lactancia más versátiles son los cojines largos. Se caracterizan por ser, generalmente, de más de 1 metro de longitud.

cojin lactancia

Como ves en la imagen, los usos son casi ilimitados.

En caso de comprar uno, procura que la funda sea extraíble, para poder lavarlo con facilidad. Los que están rellenos de un material similar a una almohada (no el típico relleno de bolitas de poliestireno) son más cómodos.

Nota de uso para la lactancia: se recomienda colocarte primero en la posición que quieras dar el pecho y luego colocar el cojín. Si lo haces al revés, corres el riesgo de adoptar en una mala posición.

Uno de los más vendidos es este, de 1,6 m de largo. En nuestro caso nos decantamos por este formato. Es cierto que mi chica lo usó mucho durante el embarazo y casi nada durante la lactancia. Pero, como te decía, cada madre tiene su opinión particular.

Si quieres probar con algo más compacto pero menos versátil, tienes los cojines pequeños:

cojin lactancia 2

En caso de optar por este formato, tienes este cojín de unos 60 cm de largo. La madres que lo han probado destacan su comodidad como cojín para sentarse encima durante el embarazo y el postparto.

 

 

 Sacaleches eléctrico

El sacaleches es una opción muy usada por las madres que quieren dejar leche almacenada para que el bebé tenga suministro en su ausencia. El caso más habitual es la reincorporación al trabajo de mamá.

Los hay eléctricos (como este) o manuales (como este), más económicos y portables. Si vas a usarlo con frecuencia y desde casa, te recomiendo uno eléctrico. Cuando se trata de la lactancia, mejor no poner trabas y utilizar aquello que más te facilite las cosas.

Los sacaleches suelen incluir diferentes tallas de embudos. Asegúrate de que el tamaño que elijas es el adecuado. Una talla incorrecta puede provocarte irritación en el pezón. 

Otro punto importante: durante el funcionamiento del sacaleches, asegúrate de que tu pezón entra y sale de la copa. Si el succionador tira del pezón de forma continua, cambia de sacaleches, te podría provocar grietas.

sacaleches electrico

El sacaleches también se usa para mantener la producción de leche. Ya sabes que el pecho produce leche a demanda. Muchas madres se extraen la leche cuando se ausentan para que no disminuya su producción. Y lo bueno es que ese excedente se puede reaprovechar: puedes dejar leche almacenada para dársela al bebé en otro momento. En este caso, te pueden venir bien algunos accesorios.

 

Accesorios

Almacenar la leche trae consigo una serie de trabajos añadidos. Vas a tener que calentar la leche que tenías conservada en la nevera, limpiar los biberones etc. Te propongo algunos accesorios para este propósito:

  • Para preservar la leche, muchas madres usan recipientes o bolsas específicas. Este pack es bastante completo. Si quieres saber más sobre cómo almacenar y conservar la leche materna, te recomiendo que leas este artículo.

 

  • Cepillo limpiabiberones (como este), para llegar a todos los rincones. No es necesario esterilizar el biberón cada vez que lo uses (salvo en el primer uso) pero sí es importante que no queden restos de leche. Lavar con jabón y agua fría es suficiente.

 

  • Escurridor para el secado de los biberones y cepillos (como este).

  • Calientabiberón. Para calentar la leche, puedes sumergir un recipiente en un poco de agua caliente (baño maría). Si quieres algo más cómodo, puedes usar un calientabiberones eléctrico (como este), que calienta en unos 4 minutos 150 ml de leche.

 

 Portabebés

Portear a los bebés es una constante en muchas madres de diferentes culturas. Además de permitirles moverse con libertad, tiene otras muchas ventajas: favorece el contacto piel con piel (tan importante durante los primeros meses de vida) y la lactancia materna a demanda, entre otras.

Algunas mochilas portabebés y fulares permiten dar de mamar al bebé durante el porteo. Se recomienda que, antes de lanzarte, domines las dos técnicas por separado. Es decir, que la lactancia materna esté establecida y que tengas práctica con el porteo. 

En el caso de los portabebés, asegúrate de que los tirantes se pueden soltar lo suficiente como para que la cara del bebé esté pegada a tu pecho (los fabricantes suelen indicar si la lactancia materna es factible). Si vas a comprar una, te recomiendo que sea evolutiva (como esta), para que puedas usarla desde el nacimiento sin cojín reductor.

 

 

 Mecedora de lactancia

Si ya tienes un sillón o una butaca cómoda en casa, no necesitas nada más para dar el pecho. De no ser así, te puede venir bien tener una mecedora destinada a la lactancia.

La “mecedora de lactancia” no es más que un sillón o mecedora cómoda para dar el pecho. Por lo general, se caracteriza por tener:

  • Reposabrazos
  • Reposapiés reclinable
  • Buen acolchado

¿Es imprescindible? No. ¿Puede hacer más cómoda la lactancia? Algunas madres opinan que sí. En nuestro caso, no nos lo planteamos por falta de espacio.

Si decides comprar una, te propongo dos de las opciones más vendidas y con mejores valoraciones:

 

Opción 1: Mecedora de lactancia estándar

Una opción puede ser esta.

mecedora lactancia

Características principales
  • Carga máxima: 150 Kg.
  • Peso: 12,2 Kg.
  • Materiales: madera de abedul lacada.
  • Acolchado: esponja de alta densidad, con buena elasticidad.
  • Funda 100% algodón. Es extraíble y lavable.
  • Reposapiernas ajustable en 5 posiciones.
  • Base: fieltros antideslizantes, para reducir el ruido y proteger el suelo.
  • Medidas: 67 cm (ancho) x 115 cm (respaldo) x 91 cm (fondo).
  • Extra: bolsillo lateral para dejar libros, teléfonos o mandos.
  • Colores: 3 diferentes para elegir.

 

Opción 2: Butaca-mecedora de lactancia

Otro estilo de mecedora de lactancia tipo “sillón balanceable” puede ser esta.

sillon lactancia

Características principales
  • Carga máxima: No especificada.
  • Peso: 17 Kg.
  • Materiales: Madera de pino con tablero de partículas.
  • Acolchado: Espuma de poliuretano de 30 kg.
  • Funda: Fibra de poliester.
  • Pata Balancín: de madera de haya color wengue.
  • Almohada del asiento desenfundable y lavable.
  • Medidas: Fondo del sillón: 74 cm. Altura del Respaldo: 102 cms. Anchura del sillón: 76 cms.
  • Colores: 8 diferentes para elegir.

 

 

 Extra: Collar de lactancia

Nuestro hijo Dani tenía la costumbre de estirar los collares de su madre mientras mamaba. Para buscar remedio, empezamos a investigar algún collar alternativo con el que se pudiera entretener. Fue cuando encontramos los collares de lactancia.

Compramos uno pensando que era la solución a nuestro problema y este fue el resultado: Dani pasó por completo del collar de lactancia y se centró en estirar del pelo de su madre… ¡Estábamos peor que antes!

Como ves, en nuestro caso fue un fracaso. Sin embargo, sé de otras personas a las que les ha venido muy bien.

Si optas por uno, asegúrate de que está fabricado con silicona alimentaria, libre de compuestos peligrosos para el bebé. Por lo general, se pueden lavar con agua caliente o en el lavavajillas. Este collar podría ser una opción:

collar lactancia

 

 Para terminar

Como te decía al principio, ninguna de las cosas que has visto podrá solucionar un mal agarre (uno de los problemas más frecuentes), pero sí te pueden hacer la lactancia más cómoda o ayudarte en malos momentos.

Los primeros días son clave para establecer una buena posición de agarre. Asegúrate de buscar a profesionales actualizados que te puedan ayudar. Te recomiendo, además, que te informes por tu cuenta. Estos libros contienen casi todo lo que necesitas saber sobre lactancia:

 

  • Somos la leche, de Alba Padró, una de las asesoras de lactancia más reconocidas.

 

Si estás bien asesorada e informada, lo normal es que la lactancia materna transcurra sin problemas. Aunque a día de hoy puedes encontrar ayuda fácilmente, todavía son muchas las madres que tienen alguna dificultad. Te recomiendo la aplicación Lactapp y que contactes con grupos de apoyo, como los de Albalactancia.

Nota para el padre: tú no vas a dar el pecho, pero te recomiendo que leas y te informes de igual manera para ayudar a tu pareja en todo el proceso. Los estudios apuntan que tu papel es fundamental para el éxito de la lactancia. No lo olvides 😉


¿Hay algo que te haya sido útil en tu lactancia pero no lo he incluido? ¡Compártelo en los comentarios para que otras madres y padres lo tengan en cuenta!

Rebélate ahora

y recibe GRATIS el ebook: 


Artículos

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Únete GRATIS a más de 3.000 rebeldes y consigue ahora:

>> Ebook "7 mitos sobre crianza que la ciencia ha desmentido

>> Suscripción para recibir todos los artículos y guías nuevas

>> Contenido exclusivo sólo para suscriptores

8 Comentarios

  1. Cristina

    Una guía genial! Yo soy de las que usó el cojín de lactancia desde el embarazo y muy contenta. Luego me vino bien para dar el pecho en cualquier lugar y me lo llevaba a casi todos los sitios. Compramos el alargado tipo “churro”, parecido al que has puesto. Un saludo!

    Responder
    • Albert

      ¡Gracias Cristina! La única precaución con la lactancia es que primero se recomienda poner al bebé para darle el pecho en la posición correcta y luego colocar el cojín. ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Responder
  2. Lorena

    Mi niña tuvo un mal agarre al principio y tuve muchas heridas y grietas, pero gracias a las pezoneras y una crema que me dieron en el hospital, en unos días se me curaron. Me planteé dejar la lactancia por el dolor que me producía pero en el hospital me asesoraron muy bien.
    A mí el cojín de lactancia me vino genial los 2 primeros meses, me lo dejó una amiga y era de los pequeños, ahora la nena está más cómoda sentada.
    Un artículo muy útil!

    Responder
    • Albert

      ¡Gracias Lorena! Suerte que estuviste bien asesorada. El tema de las cremas es delicado. Parece ser que las cremas comerciales específicas para grietas suelen contener un anestésico local que puede interferir en la succión del bebé. Sólo en algunos casos en los que la grieta está infectada se aconsejan cremas antibacterianas. Lo que suelen recomendar las asesoras es: cambiar la posición de agarre (suele ser el causante) y dejar los pezones secos al aire libre el máximo tiempo para que cicatricen. También van bien algunos parches de hidrogel para acelerar la cicatrización.
      ¡Un abrazo!

      Responder
  3. Ari

    Hola, muy completo el artículo, solo comentar que durante la lactancia tenemos que consumir abundantes líquidos para mejorar la producción de lechey evitar el estreñimiento pero sobre todo dejar que el bebé siga succionando aunque a nuestro parecer “tengamos poca leche” ya que esa succión es la que estimula la producción de la leche, y al menos en mi caso muchas mamás que conozco, me dicen que optan por el biberón porque “no les salía leche”. Felicidades por el esfuerzo que realizas al investigar e informarnos. Gracias

    Responder
    • Albert

      Hola Ari, gracias por el aporte y por tus palabras. De acuerdo con lo que comentas. Muchos abandonos se producen por la creencia de que el pecho “no genera suficiente leche”. Entonces se empieza a complementar con fórmula y se entra en el bucle: el bebé estimula menos el pecho – se genera menos leche – se le da más leche de fórmula para compensar – el bebé estimula menos el pecho… Hablo más de ello en el mini-ebook de regalo. ¡Un saludo!

      Responder
  4. Verónica

    Hola!
    A mí sinceramente me salvó la pomada Purelan mezclada con un poco de leche materna, y además no es necesario lavar el pezón antes de cada toma. Nada más salir de la sala de partos tenia el pezón con herida😥, aguante 4 días sin ponerme nada pero se me hizo muy difícil y gracias a esta pomada continúe con la lactancia 😬

    Responder
    • Albert

      Hola Verónica, gracias por contar tu caso. Y me alegro de que todo acabara bien 🙂 En el caso de las grietas o las heridas en el pezón, suelen recomendar dejarlos al aire libre sin hidratación, para que cicatrice antes. Las cremas de lanolina, como Purelan, pueden hidratar en exceso el pezón y retrasar la cicatrización. Aún así, he oído de muchas mamás a las que les ha ido bien la pomada, posiblemente porque la herida sería muy leve. En caso de querer acelerar la cicatrización, los parches de hidrogel son una mejor opción. ¡Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las cookies y la aceptación de la política de cookies, pincha en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies